Un ingeniero español inventa el microrrelé móvil

La industria de los semiconductores tiene entre sus principales objetivos la obtención de chips más pequeños que permitan diseñar nuevas generaciones de aparatos electrónicos en el futuro. Un ingeniero español ha inventado un microrrelé con partes móviles que facilitará esta tarea.

Microchip móvil

Baolab Microsystems, compañía fundada por el ingeniero Josep Montanyá y el empresario Manuel Conde, ha desarrollado el microrrelé móvil, sin duda, un invento que revolucionará la industria. Se trata de un pequeñísimo interruptor (de entre 50 y 100 micras) que activa el funcionamiento de los chips y se mueve libremente en su interior gracias a la tecnología MEMS (sistemas micro-electro-mecánicos).

Su tamaño es 100 veces inferior al de los relés convencionales y su voltaje 10 veces más pequeño, lo que le convierte en el aliado ideal de los microchips de los teléfonos móviles de próxima generación. “En tres años los móviles tendrán que operar hasta en 20 modos diferentes y múltiples bandas. DVB-H para televisión, UMTS, HSDPA, GPS… Cada terminal necesitará cientos de chips adicionales; no sería viable por coste y volumen. La única solución es integrar en los chips microrrelés que reduzcan su dimensión y voltaje”, ha asegurado Montanyá al diario El País.

Pruebas de fiabilidad
La compañía acaba de inaugurar un laboratorio en Terrassa (Barcelona) para llevar a cabo las últimas pruebas de fiabilidad. Según sus cálculos, el microrrelé podría durar un millón de ciclos, es decir, el interruptor del chip podría accionarse en un millón de ocasiones. Además del teléfono móvil, se están estudiando otras posibles aplicaciones en radares, antenas compactas o fuentes de alimentación.

Según Manuel Conde, consejero delegado de Baolab, el producto podría comercializarse en 2010 y se instalaría de forma masiva en todo tipo de aparatos electrónicos de bajo voltaje, como ordenadores portátiles, PDA e incluso reproductores MP4.