Un día con LOC España

Desde su centro de operaciones ubicado en Getafe (Madrid), LOC España fabrica cualquier clase de etiquetas personalizadas y estándar, que sirve bajo pedido a sus clientes de todo el país. Logismarket visita su fábrica y sus oficinas, reunidas en un mismo complejo, para analizar cómo es un día de trabajo en la firma.

Como si de una carta de restaurante se tratara, LOC España ofrece a sus clientes la posibilidad de crear etiquetas personalizadas. Ya sean en bobina, con sistemas antirrobo, especiales o resistentes al frío, la firma fabrica toda clase de etiquetas con los requisitos que demanden sus clientes. Tanto es así que el 90% de su producción corresponde a este tipo de artículos especializados, mientras que el 10% restante representa aquellos estandarizados, que luego cada empresa se encargará de adecuar a sus necesidades.

La compañía trabaja con los más variados sectores como la alimentación, la cosmética, las bodegas vinícolas, las editoriales o los museos de España. Pero es sobre todo en la industria donde centra su actividad. En todos ellos, LOC España entabla un contacto previo con sus clientes con el objetivo de generar etiquetas adaptadas a sus peticiones.

8.00: CONTACTO COMERCIAL
Los comerciales son los encargados de detectar estas necesidades, convirtiéndose así en los interlocutores entre las firmas y LOC España. Ellos son también quienes ponen en marcha la maquinaria de trabajo recopilando la información precisa del producto principal. Datos como el número que se va a fabricar, su tamaño, la cantidad de tintas que se emplean o el material que requiere la fabricación son fundamentales para poder desarrollarlo.

A través de este primer contacto, la empresa extrae unas conclusiones que el departamento de presupuestos se encarga de plasmar sobre un documento, que, una vez elaborado de acuerdo con las exigencias de los clientes, se les hace llegar para que estudien la oferta.

10.00: LABORATORIO
Para continuar con el proceso natural en el día a día de LOC España es imprescindible obtener la conformidad de los clientes. Cuando éstos han concedido su beneplácito comienza el proceso de elaboración de las etiquetas. En él se tiene en cuenta si la petición es nueva o si, por el contrario, se trata de reediciones, es decir, de aquellos productos que la firma ha fabricado anteriormente.

En ambos casos se genera una orden de pedido. La primera parada se efectúa en el departamento de producción, que cuenta con un laboratorio donde especialistas se responsabilizan del diseño y de la creación de las planchas de impresión.

Si el encargo es nuevo el proceso parte, literalmente, de cero. “La mayoría de los clientes aportan el diseño que desean que fabriquemos. Si no lo tienen claro, nosotros lo concebimos partiendo de sus ideas”, resume Antonio Jodar, director de la fábrica de LOC España. En el desarrollo de esta tarea el departamento de producción dispone de unos equipos informáticos con los que trazan las formas de las etiquetas.

13.00: IMPRESIÓN
Tras el diseño, se establecen las diferentes técnicas que se utilizarán para la impresión, tanto tipográficas como flexográficas. Teniendo en cuenta estas variables, se crean las planchas donde aparecen los textos o los logotipos que se hayan acordado con el cliente.

Después pasan por una máquina donde, por mediación de los cuerpos de impresión, se imprimen las etiquetas. “En el caso de que hayan sido realizadas con anterioridad, junto con la orden de trabajo, se adjunta una muestra física elaborada previamente”, afirma Antonio Jodar.

15.00: LÍNEAS DE PRODUCCIÓN
Siguiendo los pasos generados por la orden de trabajo, la próxima parada la constituyen las diferentes líneas de producción que siguen los 16 empleados que componen el taller de la empresa. Ello depende del tipo de etiqueta que el cliente haya solicitado a LOC España. Por ejemplo, para la industria textil pueden presentarse plegadas en zigzag y requieren una manipulación específica. Por esta razón, se dirigen a una línea en la que, una vez que se pliegan, quedan listas para utilizarlas en las reimpresoras. Estas máquinas imprimen datos variables como pueden ser el precio, la referencia, etc., sobre las etiquetas con los logotipos que ha creado LOC España.

Otras etiquetas requieren la adhesión de productos específicos para que se puedan usar en sectores con condiciones especiales, como por ejemplo, la industria cárnica. De esta manera se consiguen propiedades que les permiten entrar en contacto con los alimentos o afrontar bajas temperaturas. En cambio, otras han de ser removibles para que cuando se despeguen, posteriormente, no dejen rastro del adhesivo en el género en el que van colocadas. También, este fabricante ofrece la posibilidad de incorporar sistemas antirrobo y RFID, insertando en el material autoadhesivo un tag oculto.

17.00: ACABADOS DISTINTOS

Las etiquetas requieren, además, acabados diferentes para adecuarse a las necesidades de los clientes. Pueden presentarse en rollo para después poder aplicarlas directamente a los artículos que acompañarán; también en zigzag porque así lo necesite la máquina que se empleará para imprimir; o incluso sueltas ya que el cliente va a pegarlas a mano, por ejemplo, aquellas que se usan para la impresión por láser o inkjet, que se presentan en hojas sueltas en cajas de 100, 500 ó 1.000 unidades.

19.00: ENVÍOS Y CLIENTES
Por último, los auxiliares del taller las inspeccionan y empaquetan en cajas de cartón que, dependiendo del número de pedidos y de la carga, se paletizan o no. Es entonces cuando las mercancías quedan listas para hacerlas llegar a sus clientes.

Cuentan para ello con una flota de camiones y furgonetas propias que siguen unas rutas de reparto durante todo el día. Los paquetes con etiquetas se entregan directamente en mano al cliente, salvo aquéllos que se destinan a provincias, en cuyo caso se recurre a una agencia de transporte.

Para saber más:

Etiquetas para todos los productos
El destino de LOC España era, en un principio, el mundo del papel, pero en el momento en el que los clientes empezaron a demandar etiquetas, lo tuvieron claro: se inclinaron por su fabricación. Desde entonces, la firma lleva más de 20 años en activo con un negocio, en el que además de efectuar esta labor, se dedica a distribuir papel.

Su cuartel general está en Getafe (Madrid), en una nave donde se reúnen seis departamentos: administración, presupuestos, producción, taller, almacén y distribución. Dentro de estas instalaciones hay maquinaria especializada para la impresión de etiquetas en tipografía y flexografía, además de tecnología avanzada en todo el proceso de fabricación, impresión y control de calidad.

El grueso de su producción está compuesto por etiquetas de elaboración propia por encargo de sus clientes. De esta manera disponen de autoadhesivas en bobinas, que pueden desarrollarse en una amplia gama de materiales, formas y tamaños, incluyendo distintos tipos de adhesivos; especiales para la industria textil, cárnica y enológica; antihurto; elementos de oficina; etiquetas para el sector retail y sistemas de etiquetaje e identificación de marca.

Antonio Jodar, director de fábrica de LOC España: “La etiqueta inteligente es la gran protagonista”

¿Qué lugar ocupa en su empresa el cliente?
La mayoría de nuestra producción se basa en adaptarnos a las peticiones que nos hacen con el objetivo de poder ofrecerles un producto adecuado a sus necesidades. De hecho, es necesario conocerlas primero para comenzar todo el proceso de fabricación. Además, les ayudamos a materializar sus proyectos y a plasmarlos en un diseño.

¿Cuáles son sus demandas actuales?
Dentro del mundo del etiquetaje está adquiriendo un gran protagonismo la etiqueta inteligente (RFID). Esta clase de artículo permite grabar datos a nivel informático que requieren ser manipulados con un lector. Ello la convierte en una etiqueta muy útil en multitud de aplicaciones: desde la logística hasta el control de inventario en el punto de venta o en tarjetas especializadas, por ejemplo.

¿Qué otros productos ofrece la compañía?
Disponemos de máquinas dispensadoras y aplicadoras, indicadas para aquellas empresas que cuentan con un gran volumen de etiquetas por aplicar, y de reimpresoras de la marca Toshiba. Las cintas de embalaje, con la posibilidad de ser impresas con el diseño que se desee, y los ribbons o cintas para cualquier tipo de impresoras de transferencia térmica, también forman parte del catálogo de la compañía.