Un centro de investigación británico transforma el CO2 en gas natural

Un equipo de investigadores británicos dirigidos por la catedrática española Mercedes Maroto-Valer, ha creado una innovadora tecnología que es capaz de transformar el dióxido de carbono (CO2) en gas natural.

El CO2, máximo responsable del cambio climático en nuestro planeta, ha sido el principal elemento de estudio en los laboratorios del Centro para la Innovación en Captura y Almacenamiento de Carbono (CICCS) de la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Maroto-Valer y su equipo han centrado todos sus esfuerzos en encontrar una solución para procesar el CO2 con el fin de reducir su presencia en la atmósfera.

Anteriormente, el CICCS había llevado a cabo otros métodos para capturar el CO2 proveniente de empresas muy contaminantes como las cementeras o las petroleras, mediante su almacenamiento en pozos de petróleo y gas agotados o en minas de carbón. Sin embargo, este sistema no resulta totalmente eficaz porque se desconoce el tiempo que el dióxido de carbono puede permanecer almacenado y porque existen riesgos de que se produzca alguna fuga.

Producción de gas metano
La nueva tecnología desarrollada por Maroto-Valer y su equipo convierte el dióxido de carbono en el principal componente del gas natural, el metano. Se trata de un proceso muy similar a la fotosíntesis que realizan las plantas. La investigadora ha asegurado a la agencia Efe que la aplicación de esta tecnología a escala mundial permitiría obtener el “ciclo perfecto de la energía”, debido a que “se pasaría del CO2 al gas natural y de éste al CO2 nuevamente”.

Maroto-Valer también ha destacado que espera colaborar con Matgas, un laboratorio de investigación en gases que se encuentra en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona y participado por la empresa Carburos Metálicos y el CSIC.