Posts tagged ‘maquinaria’

Fresadoras CNC de Maquinaria de Producción Europea, S.L.

M.P.E. se constituyó en marzo de 1994, convirtiéndose en el representante exclusivo de importantes fabricantes europeos de maquinaria y consolidándose en el mercado español de importación. La alta tecnología y calidad de las empresas representadas por M.P.E. se complementa con un servicio de asistencia pre-venta, que asesora a cada cliente del producto que mejor se adapta a sus necesidades y con un servicio de asistencia posventa para el mantenimiento de sus productos.

Entre sus productos disponen de: centros de mecanizado paletizados con plato de tornear a CNC integrado, unidades de mecanizado, torretas revólver y porta-herramientas fijos y motorizados, rectificadoras de superficies planas, fresadoras de alta velocidad, fresadoras de puente, mandrinadoras de grandes dimensiones, líneas transfer de automatización y montaje, afiladoras de herramientas, desintegradoras de metales, rectificadoras de perfiles, afiladoras de precisión, líneas flexibles, bancos de pruebas para válvulas, vehículos guiados por láser, rectificadoras de herramientas, máquina especial y transfer, rectificadoras de esferas para válvulas, etc.

Marcas representadas:

* TREVISAN: centros de mecanizado paletizados con plato de tornear a CNC integrado
* ICP: bancos de prueba para válvulas
* EMCO MECOF: fresadoras, mandrinadoras para grandes dimensiones y alta velocidad
* RÖDERS: fresadoras de alta velocidad
* SAUTER: torretas revólver, discos portaherramientas y portaherramientas fijos y motorizados
* PARO: sistemas de transferencia y líneas de montaje flexibles
* PROFILTEC: rectificadoras de perfiles
* DESINTEGR’ARC: desintegrador de brocas y machos, también portátil
* SOMEX: unidades de mecanizado
* METEOR: afiladoras de herramientas de precisión. Afilado plano y convencional
* PORTA: líneas transfer para mecanizado de grandes producciones
* SAPORITI: rectificadoras de esferas para válvulas
* L.G.B.: rectificadoras de superficies planas

Dirección
Pol. Ind. Can Ribó
C/ Isidre Nonell, 5 08911  Badalona Barcelona –  ESPAÑA

Consulto el catálogo de fresadoras de M.P.E.

Definiciones de Máquina-Herramienta

Según la wikipedia, Máquina-Herramienta se define como:

La máquina herramienta es un tipo de máquina que se utiliza para dar forma a materiales sólidos, principalmente metales. Su característica principal es su falta de movilidad, ya que se suelen ser máquinas estacionarias.

El moldeado de la pieza se realiza por la eliminación de una parte del material, dicha eliminación se puede realizar por arranque de viruta, por estampado, corte o electroerosión.

El término máquina herramienta se suele reservar para herramientas que utilizan una fuente de energía distinta del movimiento humano, pero también pueden ser movidas por personas si se instalan adecuadamente o cuando no hay otra fuente de energía. Muchos historiadores de la tecnología consideran que las auténticas máquinas herramienta nacieron cuando se eliminó la actuación directa del hombre en el proceso de dar forma o troquelar los distintos tipos de herramientas. Por ejemplo, se considera que el primer torno que se puede considerar máquina herramienta fue el inventado alrededor de 1751 por Jacques de Vaucanson, puesto que fue el primero que incorporó el instrumento de corte en una cabeza ajustable mecánicamente, quitándolo de las manos del operario.

Las máquinas herramienta pueden utilizar una gran variedad de fuentes de energía. La energía humana y la animal son opciones posibles, como lo es la energía obtenida a través del uso de ruedas hidráulicas. Sin embargo, el desarrollo real de las máquinas herramienta comenzó tras la invención de la máquina de vapor, que llevó a la Revolución Industrial. Hoy en día, la mayor parte de ellas funcionan con energía eléctrica.

Las máquinas-herramienta pueden operarse manualmente o mediante control automático. Las primeras máquinas utilizaban volantes para estabilizar su movimiento y poseían sistemas complejos de engranajes y palancas para controlar la máquina y las piezas en que trabajaba. Poco después de la Segunda Guerra Mundial se desarrollaron los sistemas de control numérico. Las máquinas de control numérico utilizaban una serie de números perforados en una cinta de papel o tarjetas perforadas para controlar su movimiento. En los años 60 se añadieron computadoras para aumentar la flexibilidad del proceso. Tales máquinas se comenzaron a llamar máquinas CNC, o máquinas de Control Numérico por Computadora. Las máquinas de control numérico y CNC pueden repetir secuencias una y otra vez con precisión, y pueden producir piezas mucho más complejas que las que pueda hacer el operario más experimentado.

En la planta de FROMM Embalajes

Logismarket ha pasado una jornada entera con Fromm Embalajes, una de las empresas punteras en España en maquinaria para el embalaje. Y lo ha hecho para mostrar cómo gestiona su día a día esta compañía, que está trayendo un aire nuevo al sector con productos como el Airpad y sus nuevas máquinas de flejado con batería.

Parece que cuando la carga de un fabricante está en peligro no se puede perder ni un minuto. A las 8.30, sólo media hora después de comenzar la jornada en Fromm Embalajes, acaba de entrar la primera llamada en la que un cliente explica que necesita una protección mejor para que el producto que embala en cajas no se mueva y así evitar roturas en su transporte. La persona de recepción le formula diversas preguntas, tras las que, prácticamente, ha identificado qué tipo de máquina o solución le será de utilidad al cliente.

09.30 Comerciales en acción
Una vez que se ha realizado ese primer paso, se remite la información a uno de los comerciales especializados y éste se pondrá en contacto con el cliente en menos de 24 horas para hacerle una visita. Según Javier Mulero, director general de Fromm Embalajes, uno de los puntos fuertes de la empresa es la especialización de parte de sus comerciales. “Si la necesidad requiere de una máquina automática, da igual la zona: se lo transfiero a un comercial especializado en automatismos; si se trata de Airpad [embalaje protector], se lo paso a otro que se dedica a asesorar sólo sobre este producto”, agrega el mismo Mulero. Aparte de estos especialistas, hay otros comerciales que trabajan por zonas y que se ocupan del resto de productos, como las envolvedoras, flejadoras y consumibles.

11.00 Sin reuniones, pero en comunicación constante
Javier para un momento en su explicación sobre la empresa. Acaba de recibir una llamada ineludible de un comercial y está resolviendo una cuestión con él. Dos minutos después, cuando cuelga, explica que la base de esta empresa es la proximidad, que el personal pueda contactar entre sí en cualquier momento, para lo que utilizan con profusión el correo electrónico y el teléfono. “Esta es una firma pequeña, aunque pertenezcamos a una gran multinacional —comenta Mulero–. Somos 24 personas. No tenemos tiempos de demora, por eso las reuniones son muy personalizadas, salvo alguna semanal y mensual que se realizan en grupo”.

12.00 Proyectos
Parte de esas competencias y comunicaciones entre el personal de la empresa se dedica a la gestión de los proyectos para los clientes. A estas horas acaba de volver uno de los técnicos comerciales con un proyecto debajo del brazo. En el caso de que estos profesionales cuando contactan con el cliente identifiquen la necesidad de hacerle un proyecto específico, son ellos mismos los encargados de recopilar toda la información necesaria sobre el terreno y a ser posible en la misma visita.

13.00 Preparación de las ofertas
Una vez que el comercial ha recabado toda la información, se elabora una oferta al detalle, en el caso de que se trate de una máquina estándar, o se pasa a desarrollar un proyecto en el supuesto de que éste sea necesario. En este segundo caso, se hará necesaria la participación de tres personas como mínimo: el técnico comercial, un técnico programador, que se encargará de coordinar la integración de la solución de Fromm en los sistemas del cliente, y un ingeniero de la ingeniería en Italia, que desarrolla el plano de la solución.

16.00 Presentación al cliente
A esta hora, según comenta Javier Mulero, debe estar comenzando la presentación de un proyecto en la sede de un cliente. La oferta estándar, cuando se trata de la venta de máquinas, se devuelve al interesado en unas 48 horas. En el caso de los proyectos, se transmite la petición a Italia y los ingenieros de allí diseñan el proyecto y envían los planos y la descripción de la instalación. En ese supuesto, en España se efectúa la traducción de la información que se presentará al cliente y se deja en condiciones para que éste pueda ver la propuesta de la manera más clara posible. De cualquier forma, este proceso se efectúa en el plazo de una semana como máximo.

18.00 Cierre de la operación
Uno de los comerciales acaba de llegar a la empresa con buenas noticias: el cliente está de acuerdo con la oferta económica. Tras proceder a la presentación del proyecto o de la solución, el comercial es el encargado de presentar la propuesta económica que, normalmente, se cierra. Ahora sólo queda hacer la entrega al cliente, en el caso de una máquina, o una instalación automática. En cualquier caso, Fromm se encarga de poner la solución llave en mano en la instalación. Posteriormente, se seguirá una relación presencial con el interesado, en el caso de que se contrate un mantenimiento preventivo, o se acudirá a cualquier reparación que sea necesaria en el futuro en el supuesto de que no se quiera contratar el mantenimiento. Para ello, Fromm cuenta con cinco técnicos encargados de supervisar las instalaciones o de cubrir el servicio técnico posventa.
“No tenemos tiempos de demora, por eso las reuniones son muy personalizadas”, dice el director general de Fromm Embalajes. De pyme a multinacional
El origen de Fromm Holding AG hay que buscarlo en una empresa familiar fundada en 1947 en Zurich (Suiza). Hoy, el grupo empresarial tiene su sede central en Cham (Suiza), emplea a 600 personas en todo el mundo, fabrica más de 100.000 máquinas de embalaje de todo tipo al año, cuenta con 11 subsidiarias en Europa y Sudáfrica y trabaja con más de 50 colaboradores especializados y distribuidores en todo el mundo.

La subsidiaria española, Fromm Embalajes, S.A., nació a partir de una pequeña empresa, Temsa, creada en 1985 en un bajo de 150 m2 en Barcelona, que servía tanto para vender como para reparar las máquinas de embalaje que compraban a Fromm Holding. En 1989, el dueño de Temsa decidió asociarse con el grupo suizo. La firma pasó, entonces, a convertirse en Fromm Embalajes, S.A. Actualmente, la subsidiaria española tiene sus almacenes, oficinas y taller de asistencia técnica en la localidad de Montmeló (Barcelona), donde dispone de 2.000 m2 de nave y 4.000 m2 de terreno, más otros 1.000 m2 en las instalaciones de que dispone en San Sebastián.
2006, un año para crecer
El primer proyecto sobresaliente de la compañía para 2006 es la ampliación del negocio a nivel nacional, con la inauguración de nuevas instalaciones en San Sebastián. Hace un año y medio, Fromm adquirió la empresa Vicente Munduate. En este tiempo ha tenido lugar un proceso de integración de la antigua compañía en la estructura de Fromm y en enero se comienza una nueva etapa, en la que el primer paso es reemplazar las antiguas instalaciones de Vicente Munduate –de 500 m2– por unas nuevas de 1.000 m2. Con esta actuación se pretende ampliar la capacidad de respuesta y de labor comercial en la zona norte de la Península. Otra reseñable meta propuesta para 2006 es el crecimiento de la facturación de la sociedad en un 15%. “Lo tenemos bastante estructurado y creo que es posible llegar a esa cifra”, explica Javier Mulero director general de Fromm Embalajes, quien explica las razones de esta convicción: “Vamos a incorporar nuevo personal en el área comercial, nuevas instalaciones y, además, desde hace un año y medio hemos especializado la línea de automatismos con una persona dedicada sólo a esta faceta”.
El desafío
Javier Mulero, director general de Fromm Embalajes

“Hemos eliminado la burocracia”

Una de las apuestas recientes de Fromm Embalajes es la automatización. ¿Es una buena línea para crecer?
Somos una empresa que estamos en el 90% de los países europeos y vemos las tendencias. Una de las cuestiones que se han detectado es que en el norte de Europa se está imponiendo con fuerza el automatismo desde hace unos años. Aquí, en el sur, hemos empezado hace sólo tres o cuatro años, pero estamos en un momento de auge. Es increíble la cantidad de peticiones que tenemos sobre la mesa.

¿Cómo han identificado esa oportunidad de mercado?
Nuestra ventaja es que, con la información que tenemos como multinacional, conocemos las necesidades del mercado incluso antes de que se produzcan. Un buen ejemplo es el Airpad. Se trata de un embalaje protector que utiliza unas almohadillas fabricadas a partir de dos láminas de film de polietileno hinchadas con aire, selladas y perforadas. Al ser una patente Fromm, fuimos los primeros en proponer este sistema en España. Nadie creía en ello en ese momento, pero casi todas las empresas que se dedicaban a la protección con polietileno expandido, hoy están pasándose al plástico-burbuja.

¿Cómo se mueve esa información de mercado tan valiosa en una empresa con el centro de I+D+i y parte de la fabricación en Alemania, otra en Italia, la central en Suiza…? ¿De qué forma se aprovecha esa dispersión?
Esta es una multinacional muy atípica. Si hay algo que define a las multinacionales es que suelen ser burocráticas y lentas. En Fromm eso se ha eliminado en lo posible, en buena parte debido al espíritu comercial del propio Sr. Fromm (fundador de la empresa), quien nos ha transmitido esa agilidad. Hay una política de accesibilidad que permite que si, por ejemplo, un comercial tiene una duda de cómo se puede resolver una situación, puede llamar directamente a los responsables de producto en Alemania o Suiza y plantearles la cuestión, incluso por teléfono móvil, desde la propia sede del cliente. La comunicación es muy fluida y abierta.

El origen de Fromm Holding AG hay que buscarlo en una empresa familiar fundada en 1947 en Zurich (Suiza). Hoy, el grupo empresarial tiene su sede central en Cham (Suiza), emplea a 600 personas en todo el mundo, fabrica más de 100.000 máquinas de embalaje de todo tipo al año, cuenta con 11 subsidiarias en Europa y Sudáfrica y trabaja con más de 50 colaboradores especializados y distribuidores en todo el mundo. La subsidiaria española, Fromm Embalajes, S.A., nació a partir de una pequeña empresa, Temsa, creada en 1985 en un bajo de 150 m en Barcelona, que servía tanto para vender como para reparar las máquinas de embalaje que compraban a Fromm Holding. En 1989, el dueño de Temsa decidió asociarse con el grupo suizo. La firma pasó, entonces, a convertirse en Fromm Embalajes, S.A. Actualmente, la subsidiaria española tiene sus almacenes, oficinas y taller de asistencia técnica en la localidad de Montmeló (Barcelona), donde dispone de 2.000 m de nave y 4.000 m de terreno, más otros 1.000 m en las instalaciones de que dispone en San Sebastián.