Sin traza de error en los `snacks´

El fabricante de aperitivos Risi, cansado de los problemas que le ocasionaba su sistema de impresión sobre bolsas, acudió a la empresa Markem-Imaje, especialista en identificación de productos. Allí le ofrecieron la solución: el SmartDate 5, un equipo que le permite trazabilidad completa en los 400 millones de bolsas que Risi codifica al año.

El packaging desempeña un papel relevante en la industria de la fabricación de patatas fritas o snacks (aperitivos). Entra por los ojos y es capaz de influir en el éxito o el fracaso del recorrido que realizan los artículos. Además, es uno de los culpables de que surja el flechazo entre el comprador y el producto, que se materializa en las ventas. Aquí es donde comienza el negocio de Risi.

Desde sus inicios en los años setenta, esta empresa otorga gran importancia al envasado de gusanitos, fritos o palomitas, entre otros productos, que elabora. “El envase nos sirve para el inicio de la codificación y la trazabilidad del producto, para enlazar todas las materias primas que empleamos en nuestros artículos con el consumidor final y para identificar un lote de fabricación a nivel nacional ante una eventual necesidad de localizarlo”, explica Ginés Grandas, director general de Risi.

Hasta hace poco esta compañía se servía de un sistema rotativo de estampación en caliente para imprimir la información nutricional y los códigos de barras de las bolsas de sus productos. Pero esta técnica creaba problemas, ya que frecuentemente la tinta de las bolsas se emborronaba y, por tanto, su lectura resultaba complicada.

Por añadidura, este sistema presentaba una limitación con respecto al número de caracteres que se podían utilizar. Como consecuencia de todos estos inconvenientes, se obtenían bolsas defectuosas, se dedicaban más horas de trabajo y se hacía un mayor gasto en personal.

Termotransferencia
De ahí que Risi decidiera acudir a Markem. Este fabricante de productos de identificación y especialista en soluciones de trazabilidad eligió los equipos SmartDate 5, la última tecnología de la empresa en termotransferencia en cuanto a codificadores se refiere, para solventar las necesidades del productor de snacks. Antes de ello, ya había existido un contacto previo entre Risi y Markem, puesto que la primera había adquirido 67 equipos de marcaje que habían ido incorporando de forma paulatina.

Los equipos SmartDate 5 hacen factible imprimir sobre bolsas, envoltorios flexibles, etiquetas, logotipos, códigos de barras, etc., en el momento en que se forman en la máquina envasadora. Funcionan con doble motor que trabaja paso a paso, con lo que no incorporan elementos que se puedan desgastar. Asimismo, los costes de mantenimiento y las piezas de repuesto se reducen debido al uso de un codificador. Con ello, en cuestión de segundos y de una manera fácil, los equipos pasan de un funcionamiento intermitente a uno continuo, o viceversa, y pueden responder con rapidez a las necesidades de cambios de producción.

Los SmartDate 5 tienen una memoria de 20 MB. Además disponen de un casete robusto y de gran calidad así como de rodillos con rodamientos que, en caso de avería, permiten sustituir toda la pieza dañada o simplemente el rodamiento. Los gastos por impresión también disminuyen gracias a su sistema de ahorro radial entrelazado, que posibilita que el cabezal pueda pasar dos veces por la misma área.

Lectura nítida

Por todo esto, Risi ha obtenido varios beneficios desde hace un año en la planta de producción. “La mejora más sustancial ha sido que ahora podemos leer nítidamente un lote y tenemos la certeza de que los casi dos millones diarios de bolsas que producimos llevan perfectamente impresos los códigos”, afirma Ginés Grandas. Gracias a docenas de equipos instalados, Risi ahorra tiempo tanto en el proceso productivo como en costes, y se solucionan los problemas de impresión que les causaba el sistema anterior.

A la hora de efectuar algún tipo de acción o promoción, los equipos SmartDate 5 hacen posible que Risi imprima en el interior de las bolsas con tintas alimentarias. Esta fue una de las motivaciones que indujo a Risi a apostar por Markem. “El resumen final es que hemos logrado una trazabilidad totalmente real”, sentencia Grandas. Además, al mismo tiempo que evoluciona el artículo, Markem facilita las actualizaciones en las sucesivas visitas que hace a las plantas que tiene el productor de snacks. “Ahora mismo Risi trabaja de forma local, es decir, con memoria interna de máquina, pero tiene la opción de conectarla vía ethernet o Wi-Fi; creo que será un paso decisivo para la fábrica en el futuro”, analiza Carlos Montenegro, delegado comercial de Markem en Madrid.

El éxito de la implantación Smart-Date 5 ha provocado que siete de estos equipos se hayan trasladado a las nuevas instalaciones que posee Risi en Loeches (Madrid). “Las líneas de la fábrica ya están trazadas con los mismos códigos que se emplean en la otra factoría que tenemos en Madrid”, asegura Luis Miguel Ramos, director de producción de Risi. Una muestra más de que entre dicha compañía y Markem se ha establecido una relación de confianza basada en la fiabilidad de sus equipos.

Para saber más:

Identificación con pasaporte
Markem Corporation es una de las principales empresas especialistas en soluciones para la identificación de productos. Dispone de una línea completa de sistemas que incluye, entre otros, transferencia térmica, codificadores láser, inkjet y RFID.

Con más de 95 años de experiencia en el sector, Markem ofrece soluciones completamente integradas que evitan la retirada de producto y mejoran el proceso de fabricación. La compañía posee centros adicionales para el desarrollo y la elaboración de artículos en Estados Unidos, Bélgica, Reino Unido y China, con empresas subsidiarias, distribuidores y representantes en más de 50 países. Desde 1987 cuenta en España con una filial, Markem Sistemas, ubicada en Barcelona.

En enero de este año Markem se fusionó con Imaje, otra conocida compañía dedicada básicamente a la identificación de productos. Así nace Markem-Imaje, filial al 100% del Grupo Dover, con base en Nueva York. El nuevo fabricante mundial de productos de identificación y soluciones de trazabilidad, ofrece equipos de transferencia térmica, inkjet, láser, sistemas de impresión de etiquetas print & apply y RFID. Sus instalaciones centrales están situadas en Bourg-les-Valence (Francia) y tiene distribuidas más de 33 filiales alrededor del mundo.

Los clientes de Markem-Imaje están respaldados por siete centros punteros de I+D, además de diversos puntos de reparación de equipos y plantas de fabricación estratégicamente repartidas internacionalmente.

La necesidad
Mayor trazabilidad y menor número de bolsas defectuosas. Risi disponía de un sistema rotativo de estampación en caliente que provocaba elevados gastos tanto en personal como en horas de trabajo empleadas. Además, los códigos de las bolsas se leían con dificultad ya que frecuentemente se emborronaban las impresiones. El sistema también presentaba una limitación en cuanto al número de caracteres que se podía usar. Todo ello se traducía en un elevado número de bolsas defectuosas.

La solución
Ahora, con los equipos codificadores SmartDate 5 de Markem, se obtiene nitidez en la lectura de los lotes y mayor fiabilidad en los códigos de los productos. Incluso es posible imprimir en el interior de las bolsas.

Los aperitivos de la sonrisa
Risi inició su actividad en 1970, a raíz de la adquisición de la Compañía Chips Ibérica, SA, que se dedicaba exclusivamente a la fabricación de patatas fritas. A finales de la década, Risi fijó sus instalaciones en Daganzo (Madrid) donde completó su negocio con el de extrusionados de maíz, arroz y trigo, –además de la fabricación de pellets, un tipo de extrusionado empleado en esta industria–. Estos productos quedan listos para su fritura en la propia planta, así como para su venta o exportación a otras empresas. Recientemente la actividad de la compañía se ha trasladado a una nueva fábrica, situada en el polígono industrial Gitesa, de Daganzo de Arriba (Madrid). Allí Risi ocupa una parcela de 27.000 m2 y posee una capacidad de producción de 7.000 t anuales de aperitivos.

La última adquisición del fabricante de aperitivos ha sido la fábrica de patatas fritas El Castillo, en Loeches (Madrid), que pasará a ser el centro industrial de Risi como productor de este artículo. La empresa dispone de tres grandes líneas de producción: una de ellas cuenta con tres líneas de extrusión y envasado en continuo; una segunda consta de tres líneas de freidoras donde se realiza un proceso de fritura previo al envasado; y por último, una de fabricación de pellets para freír. No hace mucho que se ha desarrollado una línea de cobertura de chocolate.

En cuanto a la red de ventas, ésta cubre todo el territorio peninsular e insular, a través de distribuidores independientes.