Seguridad: propósitos para el 2010

Por Lorenzo MOLINA MONTILLA

SICUR - Seguridad

La semana pasada tuvo lugar en Madrid la 17ª edición del Salón Internacional de la Seguridad (Sicur), organizado por Ifema. Sicur ofrece a los profesionales de la seguridad un punto de encuentro donde conocer las últimas novedades del sector. El evento ha contado con la presencia de más de 500 empresas de seguridad, dedicadas a actividades como la prevención de riesgos laborales, la seguridad contra incendios y la protección contra intrusión, robo y agresión.

La celebración de Sicur fue aprovechada por las compañías del sector para hacer un llamamiento a las empresas y a la Administración con el fin de que sigan apostando por la seguridad como un valor seguro para prevenir y minimizar el riesgo de accidentes, con el consecuente coste de recursos humanos y económicos que conllevan.

A pesar de su constante innovación tecnológica, el sector de la seguridad en España también ha sufrido las consecuencias de la recensión económica. Según datos de la patronal Aproser (asociación que aglutina las compañías que ofrecen el 75% de los servicios de seguridad en nuestro país), el descenso acumulado de la facturación de este campo de actividad durante los nueve primeros meses de 2009 fue del 3’79% en relación con el mismo periodo del año anterior.

Arnés profesional HT44

Arnés profesional HT44

En el caso de Tractel Ibérica, empresa suministradora de equipos para la elevación y tracción, entre otros muchos productos de seguridad, la anticipación ha sido su mayor arma para combatir la crisis económica. Según Carlos Bas, responsable del departamento de comunicación de Tractel, la empresa encara el futuro con cierto optimismo gracias a su apuesta por la innovación constante. En el ámbito de la seguridad en trabajos de altura y protección antiácidas, Tractel lanzó en el 2009 nuevos productos como el arnés profesional HT•44 y el descensor Derope para evacuaciones de emergencia.

Carlos Bas sostiene también que el principal reto de su empresa es continuar proporcionando respuesta a las necesidades de nuestros clientes ante las cada vez más exigentes normas en materia de seguridad.

Empteezy Ibérica, sin embargo, prevé el 2010 como un año de transición, ni de oportunidades ni de grandes cambios. Simplemente un periodo en el que seguir trabajando duro y de manera constante. La gerente de la empresa, Leen Sandor, nos cuenta cómo la crisis ha producido un alargamiento considerable en los pagos por parte de sus clientes, lo cual, unido a la poca ayuda que reciben por parte de las instituciones bancarias (como la finalización de líneas de crédito sin motivo aparente) dificulta aún más su actividad. Empteezy Ibérica se dedica a la fabricación y distribución de productos para el control y la prevención de derrames. En el 2009, la empresa registró un descenso de facturación del 6% respecto al 2008. Sin embargo, Leen Sandor se muestra optimista de cara al 2010 y prevé una cifra de ventas similar a la que tuvimos en el año 2008.

En algunas compañías, el 2009 ha sido un año nefasto para su actividad. En el caso de Punisa, tuvieron que reducir gastos a marchas forzadas y despedir a parte de la plantilla. Las ventas cayeron durante el 2009 cerca de un 50%. La responsable de administración de la empresa, Juani Pérez, nos confiesa: este año tan sólo aspiramos a mantener una cifra de venta similar a la del año anterior. Sin embargo, Punisa seguirá innovando nuevos productos cortafuegos para encarar el futuro con más seguridad.

En términos generales, 2010 parece ser un año de transición para las empresas hacia un futuro escenario donde la economía del país esté nuevamente reactivada. La prioridad de las compañías durante estos doce meses es capear el temporal financiero con las menores pérdidas posibles; la innovación tecnológica como un elemento diferencial frente a la competencia; y seguir trabajando incansablemente para satisfacer las necesidades de sus clientes de manera eficiente.