Rusia da voz económica a un continente

Fuerte en materias primas y, sin discusión, una de las mayores potencias del mundo, aunque hasta ahora se alertaba de los riesgos de invertir en su mercado. En los últimos años, la caída de su competitividad manufacturera y unas mayores garantías le han dado un nuevo impulso a su capacidad de atraer empresas y capitales.

Es el país más grande del mundo, con una extensión que prácticamente duplica la de Estados Unidos. Comparte frontera con más de 16 países, entre los que se cuenta una de las grandes potencias emergentes, China. Su localización, a medio camino entre el mundo europeo y el asiático, y la tradicional influencia que ha ejercido en las naciones de la antigua órbita soviética, la convierten en una pieza insustituible para la internacionalización estratégica hacia el Este. Otras muchas características se han sumado en los últimos cinco años a los alicientes tradicionales de Rusia en el mercado inversor y como país receptor de importaciones.

La apreciación del rublo y el descenso de la competitividad industrial rusa en aquellos sectores productivos en los que la competencia internacional es mayor han convertido a Rusia en un mercado perfecto para orientar la internacionalización de las empresas españolas con potencial exportador. Se trata de un fenómeno nuevo y poco explorado por el mercado nacional, a pesar de que muchas otras potencias europeas (Chipre y Luxemburgo a la cabeza como principales inversores) llevan ya varios años beneficiándose de sus oportunidades de negocio.

Poder adquisitivo
Tampoco hay que olvidar el atractivo de Rusia como destinatario de exportaciones, gracias al creciente poder adquisitivo que ha experimentado su población. La tasa de elevación de los salarios desde 2006 se ha mantenido por encima del 10%, si bien el salario medio (inferior a los 350 euros) sigue estando muy por debajo de los estándares europeos.

Rusia es un país aún débil en la defensa de su producción industrial autóctona, lo que ha multiplicado los sectores idóneos para el comercio internacional. Las principales partidas importadas durante 2006 fueron máquinas y aparatos mecánicos (17,12% del total de las importaciones), vehículos y automóviles (14,35%), máquinas y material eléctrico (11,58%), productos farmacéuticos (4,85%), plásticos y sus manufacturas (3,88%), carnes y despojos comestibles (3,51%) e instrumentos y aparatos de óptica (3,06%).

Este nuevo papel de Rusia en el ámbito inversor se ha visto avalado por la reciente transformación en cuanto a la consideración que las grandes consultoras internacionales tenían sobre el riesgo de elegir el país como destino para los capitales. Según un estudio de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poors, Rusia forma parte por pleno derecho de la lista de posibles países receptores de inversión, mientras que hasta hace dos años engrosaba el de potencias con oportunidades meramente “especulativas”.

De acuerdo a las conclusiones de una investigación de la OCDE, Rusia ocupa ya un lugar entre los países del Grupo 3 para la inversión, junto con naciones como Costa Rica o India y muy por encima de otros estados de la antigua zona de influencia soviética como Ucrania o Armenia. La razón principal de la unanimidad de las consultoras en estas calificaciones está muy influida por el pago por parte de Rusia en los últimos años de la deuda contraída con el Club de París. Se resuelve relativamente, por tanto, uno de los grandes caballos de batalla que habían tenido que afrontar hasta el momento los inversores extranjeros en este gigante. El gran volumen de economía sumergida, la actuación de ciertas mafias locales y la debilidad de algunas instituciones básicas, como la policía o el sistema judicial, relativizan, sin embargo, estos avances.

Turismo de élite
Otro de los sectores que está registrando un mayor auge y del que más pueden beneficiarse las empresas españolas es el turismo. Actualmente, los viajeros rusos (en su mayoría miembros de la pujante y creciente élite de ciudadanos millonarios) suponen un 1,5% del volumen mundial de turistas. El impresionante poder adquisitivo de este nuevo tipo de clientes demanda cada vez más servicios y empresas especializadas en el mercado del superlujo (además de viajes y hoteles, joyerías, automóviles, moda, segunda residencia, construcción, etc.).

Muchas son las contrapartidas de estas oportunidades de inversión para las empresas foráneas que hay que saber manejar para convertir la experiencia de implantación en un éxito. Entre ellas, un sistema financiero deficiente y poco estable; la excesiva dependencia de la economía rusa respecto de la exportación de materias primas; el mal estado de infraestructuras básicas (carreteras, sistemas de transporte, comunicaciones…), que no avanza todavía al ritmo del crecimiento y del peso del país en el contexto internacional; la poca tradición inversora española, etc. Todos estos factores obligan a las compañías que aspiran a integrarse en el mercado ruso a extremar las precauciones y contratar completos servicios de asesoría.

  • Para saber más:
  • CASO PRÁCTICO: MONDRAGÓN CORPORACIÓN
    Desde el origen de la andadura del Grupo Mondragón Corporación en 1956, la expansión territorial y la internacionalización han estado entre sus objetivos empresariales. En la actualidad, el Grupo se ha alzado como el primero en volumen de negocio de todo el País Vasco y el séptimo de España. En este crecimiento ha tenido especial importancia la implantación de delegaciones por todo el mundo.

    En estos momentos, Mondragón cuenta con seis delegaciones corporativas en los cinco continentes y 65 plantas de producción en el exterior. Precisamente uno de estos núcleos se encuentra en Moscú, un lugar idóneo por su riqueza energética, su situación estratégica y la efectividad de su mano de obra.

    Direcciones imprescindibles
    Delegación comercial de Rusia en España
    Carbonero y Sol, 8
    28006 Madrid
    Tel.: +34 91 562 44 49
    Fax.:+34 91 411 19 50

    Embajada de la Federación Rusa en España
    Velázquez, 155
    28002 Madrid
    Tel.: + 34 91 562 22 64
    Fax: + 34 91 562 97 12

    Delegación de la Comisión Europea en Rusia
    Kadashevskaya nab., 14/1
    119017 Moscú
    Tel.: +7 4957212000
    Fax: +7 49572 2020
    delegation-russia@ec.europa.eu