Rolls-Royce y British Airways buscan un combustible menos contaminante

Dos de las mayores compañías británicas, el fabricante de motores aeronáuticos Rolls-Royce y la aerolínea British Airways, han anunciado recientemente que unirán sus esfuerzos con el inicio de un programa científico que investigará la viabilidad de otro tipo de combustibles que puedan usarse en el sector y que resulten menos contaminantes para el medio ambiente.

A través de un comunicado difundido en Londres han explicado que el plan tiene como principal objetivo la reducción de las emisiones de los aviones mediante la búsqueda de alternativas al queroseno, combustible que se emplea actualmente en el sector.

Rolls-Royce y British Airways invitarán a diversas compañías del sector a ofrecer combustibles alternativos para las pruebas del motor Rolls-Royce RB211 de un Boeing 747 de British Airways, que se llevarán a cabo en las instalaciones del prestigioso fabricante de motores en Derby (Inglaterra).

Los promotores de este ambicioso proyecto pedirán a cada una de las empresas participantes 60.000 litros de carburante alternativo e informarán de los resultados de las pruebas cuando estas finalicen, según los cálculos, en marzo de 2009.

Emisiones menos nocivas
Si las pruebas realizadas tienen éxito, ambas empresas han afirmado que podrían conseguir un combustible alternativo menos dañino para el medio ambiente “que ayudará a la industria aeronáutica a reducir su enorme cantidad de emisiones nocivas”, según comentó Jonathan Counsell, responsable del departamento del medio ambiente de British Airways.

Por otro lado, Ric Parker, director de investigación y desarrollo en Rolls-Royce, aseguró que “la clave de la selección de combustibles alternativos dependerá de su grado de adaptabilidad, sostenibilidad y su viabilidad industrial”.