Redes de nueva generación: la revolución de las telecomunicaciones está en marcha

<em/>Esta tecnología simplifica las operaciones de cualquier índole relacionadas con la vida cotidiana.” title=”JyskeBankinterior” width=”300″ height=”156″ class=”size-medium wp-image-1291″ /><p class=Esta tecnología simplifica las operaciones de cualquier índole relacionadas con la vida cotidiana.

Mayor velocidad, más seguridad y la posibilidad de transportar todo tipo de datos y servicios. Las redes de nueva generación (NGN, por sus siglas en inglés) están preparadas para revolucionar las telecomunicaciones.

Las redes de nueva generación (NGN, por sus siglas en inglés: Next Generation Networks) surgen para revolucionar la infraestructura de las redes de telecomunicación y acceso telefónico. En los próximos años, todos los servicios multimedia (vídeo, audio, foto, datos…) se moverán de un lado a otro por medio de las NGN. Las barreras tecnológicas para estas redes dejarán de existir, ya que el dispositivo no será relevante: teléfono móvil, ordenador, teléfono fijo… todo tiene cabida en las redes de nueva generación.

Las NGN están basadas en el envío de paquetes capaces de trabajar con servicios integrados, en los que se incluyen las tradicionales conexiones telefónicas, y de aprovechar en su totalidad el ancho de banda del canal. Para ello, se sirve de las Tecnologías de Calidad del Servicio que, además, permiten que el transporte tenga lugar de forma totalmente independiente en relación con el resto de infraestructuras. Hoy en día, es posible acceder y controlar el mundo de los servicios multimedia desde dispositivos móviles o portátiles que, poco a poco, se están convirtiendo en catalizadores de la industria de las telecomunicaciones. Las NGN hacen referencia a las nuevas investigaciones y desarrollos realizados en tecnología de radio que harán factible la transmisión de datos a una velocidad mayor y, por supuesto, una mejora considerable de la capacidad y posibilidades de las infraestructuras de red.

Convergencia total

<em/>Con las redes de nueva generación los servicios de datos de telefonía y multimedia se moverán por un mismo canal.” title=”Redes nueva generación” width=”300″ height=”141″ class=”size-medium wp-image-1294″ /><p class=Con las redes de nueva generación los servicios de datos de telefonía y multimedia se moverán por un mismo canal.

Una de sus principales características es que permiten efectuar multitud de servicios con una mayor capacidad. De hecho, todavía se desconocen todas las posibilidades que ofrecen. En una misma red se pueden mover servicios de datos, telefonía y multimedia, con el correspondiente ahorro en medios e inversión, así como en las operaciones. “Su capacidad es notablemente más alta que la de las redes tradicionales y, además, proporcionan todas esas utilidades que demanda cualquier empresa que quiera mejorar su productividad, independientemente de su tamaño y recursos”, apunta Pedro Rubio, gerente de Ingeniería de Venta de Nortel Iberia, firma dedicada a proveer tecnologías de próxima generación.

Y es que cualquier operación con las NGN será menos compleja. Estas redes son las que aportan un entorno de comunicaciones totalmente unificado en el que será el propio usuario quien seleccione y controle su trabajo. Las empresas pueden encontrar un nuevo contexto donde “se posibilita la integración efectiva de servicios sobre una misma plataforma dotando a la red de la inteligencia suficiente para gestionar la presentación al usuario, independientemente del lugar y del dispositivo que utilice”, aclara Javier González, director de marketing de COLT Telecom, empresa especialista en tecnologías de la información y comunicación.

Acceso a la información

<em/>El teletrabajo recibirá un fuerte impulso gracias a las redes que convuerten un pC en una oficina móvil.” title=”Redes de nueva generación” width=”300″ height=”228″ class=”size-medium wp-image-1295″ /><p class=El teletrabajo recibirá un fuerte impulso gracias a las redes que convuerten un pC en una oficina móvil.

La evolución de estas redes de nueva generación implica conseguir que el usuario pueda tener acceso a la información sin preocupaciones de cómo acceder a ella o, incluso, de cómo le llega. Las NGN consolidan la implantación de un mundo donde todo lo que pueda estar conectado, lo estará. “La convergencia de todos los servicios que brindan las redes de nueva generación sobre una única tecnología (IP) junto con la mayor capacidad de los nuevos terminales de usuario (PDA, móviles, PC portátiles, etc.) está posibilitando innovadoras funcionalidades que mejoran la comunicación y, en definitiva, abren nuevas oportunidades de negocio”, reflexiona Javier Cañestro, director comercial de Qualcomm Enterprise Services Iberia.

La adopción del protocolo SIP (Session Initiation Protocol) favorece todas estas funciones. Se usa, sobre todo, en los sistemas de telefonía IP y se trata de un protocolo de control y señalización que admite crear, modificar y finalizar sesiones multimedia con varios usuarios. Permite la interacción entre dispositivos a través de distintos tipos de mensajes que, por su parte, proporcionan la capacidad de registrar y/o invitar a un usuario a una sesión; negociar los diferentes parámetros; establecer una comunicación entre dos a más dispositivos y, por último, finalizar sesiones. Una de sus grandes ventajas es la simplicidad y la consistencia y, entre otras cosas, se distancia del resto de protocolos en cuanto que necesita menos ciclos de PC para formar mensajes de señalización, ya que SIP es independiente de la conexión con la capa de transporte y puede, además, utilizar cualquier mecanismo de seguridad de HTTP.

Aportaciones básicas

Un buen ancho de banda favorece el aprovechamiento de las aplicaciones web que existen en la actualidad.

Un buen ancho de banda favorece el aprovechamiento de las aplicaciones web que existen en la actualidad.

La actividad en el mundo inalámbrico de banda ancha viaja acompañada de una verdadera revolución. Poco a poco, se está dejando de depender del estado de las redes Wi-Fi. La entrada de nuevos actores en el mercado de las telecomunicaciones está propiciando un cambio en el hábito de los usos de los dispositivos móviles. Sólo hace falta tener cerca un terminal de conectividad de nueva generación para así acceder, desde cualquier parte, a toda la información relevante. No es solamente información, también es televisión en el móvil, publicidad, comercio electrónico, etc.. Y todo ello con unos niveles de calidad adecuados y unos costes contenidos. Ya no se habla de movilidad sino, como dice Cañestro de la sociedad Qualcomm, de “ubicuidad” en lo que se refiere a la capacidad de trabajar con los mismos servicios corporativos independientemente de donde se esté.

Las NGN otorgan una gran cantidad de beneficios. “A los clientes finales, ya sean empresas, organismos o particulares, les abre todo un mundo de nuevos servicios y posibilidades. Además, para los operadores, estas redes hacen más sencilla la gestión y fomenta la posibilidad de ofrecer nuevos servicios convergentes integrados, según coinciden algunas firmas de proveedores”, dice Pedro Rubio, de Nortel. Evidentemente, representa un claro giro en la forma de interactuar con los servicios y los equipos. “Supone un cambio de reglas de juego en la cadena de valor y del modelo de negocio de las telecomunicaciones tradicionales en el que entran no sólo los operadores y los fabricantes, sino también actores como los medios de comunicación, los proveedores de contenidos, los anunciantes, las marcas, los desarrolladores de aplicaciones, etc.”, añade el director comercial de Qualcomm. Para que todo ello resulte eficaz, la industria ha de realizar unos cambios clave, que consisten en una rápida implementación de nuevos estándares en chips y, por lo tanto, también de nuevos dispositivos móviles.

Principales retos

<em/>Uno de los retos actuales de las operadoras es adaptar las redes tradicionales a las NGN.” title=”Redes de nueva generación” width=”300″ height=”200″ class=”size-medium wp-image-1297″ /><p class=Uno de los retos actuales de las operadoras es adaptar las redes tradicionales a las NGN.

La mayoría de los operadores ya cuentan con estas redes de nueva generación. Sin embargo, eso no quiere decir que hayan abandonado las anteriores. Es más, por el momento se están aprovechando de todas las posibilidades que se hallan a su alcance. El principal reto al que se enfrentan es conseguir adaptar una red tradicional a una NGN, algo que involucra procesos complejos y que podría implicar un cambio en el tipo de servicios que prestan las operadoras o en su arquitectura de sistemas. “Según la arquitectura de la red, de su dimensión y de otros muchos factores que son difíciles de cuantificar por el momento, podría ser necesaria alguna inversión económica. Por un lado, su utilización supone importantes ahorros ya que se emplea una sola red. Pero, por otro, existen nuevos costes al crear una red desde el principio”, manifiesta Rubio, de Nortel.

El rendimiento de las operadoras debe ser primordial en el diseño de las infraestructuras de nueva generación que se construyen con tecnología de paquetes. Asimismo, la industria tendrá que ser capaz de brindar al usuario una carta de servicios multimedia avanzados que sea atractiva y fácil de usar para obtener los beneficios e ingresos imprescindibles para hacer frente a la inversión necesaria. De ese modo, los nuevos servicios que proporcionarán las redes de nueva generación tendrán el soporte adecuado dentro de un entorno donde todo viajará vía NGN y donde el concepto alta velocidad sí tendrá sentido.

Pugna entre operadores
La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) efectuó una propuesta a través de una consulta pública de 51 preguntas en referencia a la futura regulación de las redes de nueva generación (NGN). Los temas a tratar son básicos y, prácticamente, todo el que tiene algo que decir en el mercado de las telecomunicaciones ha participado en esta consulta. Las empresas participantes parecen coincidir en el hecho de que tanto la tecnología UMTS como WiMAX no pueden considerarse como alternativas a una red NGN. A la CMT le espera un duro trabajo para armonizar todas las opiniones. Y es que, ya de entrada, algunas compañías pusieron de manifiesto que el formato planteado por el regulador es demasiado limitado para la trascendencia e importancia del proceso de implantación de estas nuevas redes. El proceso estándar de la CMT podría alargarse hasta un año y medio entre consultas, informes e intercambios de comunicaciones con Bruselas. Telefónica, que exige poder poner de inmediato su servicio en marcha, no quiere esperar tanto. Así las cosas, la CMT está obligada a tramitar urgentemente las negociaciones con el resto de operadores.

Usuarios aislados
Las conexiones por los nuevos nodos no pasarán por las interconexiones actuales, por lo que un hipotético usuario de esta nueva tecnología se quedaría incomunicado con respecto a la telefonía de los rivales. De ese modo, aún falta determinar las normas para que todas las compañías sigan conectadas, y Telefónica quiere que se haga con la mayor brevedad posible.

Cambios más relevantes
Uno de los puntos más destacados con la incorporación de las redes de nueva generación (NGN) es el teletrabajo. “Trabajar en casa es más fácil gracias a estas nuevas redes que convierten el PC de los usuarios en una oficina móvil, integrando la telefonía y los datos, posibilitando los servicios de nueva generación, accediendo a la misma información que desde la oficina, etc., todo ello en una única plataforma”, comenta Pedro Rubio, de Nortel.

Desde un punto de vista más teórico, las NGN plantean tres cambios sustanciales en la arquitectura de la red tradicional:

1º Las NGN suponen la consolidación de varias redes de transporte que fueron construidas a través de una serie de servicios individuales. Además, estas redes efectúan la migración del servicio de voz desde la tradicional arquitectura conmutada (PSTN) a la nueva VoIP. De ese modo, respecto al núcleo de red, las NGN implican la transformación técnica de las redes tradicionales.
2º La implantación de las nuevas redes migrarán las redes de acceso de los canales habituales de voz y datos hacia instalaciones convergentes, que permiten dejar atrás la multiplicidad de canales.
3º La convergencia hacia las NGN implica una separación fuertemente marcada entre la porción de red de conectividad y los servicios que marchan por encima de ella. Esto significa que, cuando un proveedor telefónico pretenda activar un nuevo servicio, pueda hacerlo sin tener que estar pendiente de la capa de transporte o conectividad.

El problema del ancho de banda
España dispone de un ancho de banda inferior al necesario para aprovechar las posibilidades que ofrecen las aplicaciones web existentes en el mercado, según afirma un estudio realizado por Cisco, en colaboración con la Escuela de Negocios Saïd de la Universidad de Oxford y el Departamento de Economía Aplicada de Oviedo. Según sus conclusiones, Suecia y los Países Bajos son los estados que cuentan con mayor calidad de conexión de banda ancha en Europa, debido a las inversiones de las operadoras en redes de cable y fibra óptica, a la competencia existente entre ellas y a una avanzada visión de futuro de las instituciones públicas de dichos países.

España, por debajo
A pesar de que más de la mitad de los países encuestados disfrutan de una calidad aceptable en sus infraestructuras de banda ancha, lo que les permite aprovechar la mayoría de las aplicaciones web existentes, Reino Unido (puesto 15), España (21) e Italia (26) se sitúan por debajo de la media. Según los responsables del estudio, para mejorar la calidad del ancho de banda, son tres los aspectos que hay que desarrollar: la disponibilidad, la penetración y la calidad de la red.

Aplicaciones en logística
Dentro de los principales retos de las empresas logísticas, se halla el de solventar la descentralización de sus operaciones y la deslocalización de la gestión de su cadena de suministro. Mediante las Redes de Nueva Generación (NGN), estas empresas pueden garantizar una información veraz y, además, en tiempo real, de las incidencias que se puedan originar, así como de las operaciones que se lleven a cabo. Del mismo modo, hay que hacer especial hincapié en la mejora que se puede producir en la automatización de los procesos de gestión y en la aplicación de nuevas técnicas más rentables para la gestión documental.