Productividad a distancia

Erik Driehuis

Erik Driehuis

Los programas informáticos de acceso remoto proporcionan muchas ventajas a las empresas de cualquier tamaño y sector, entre ellas la gestión a distancia de sus equipos informáticos, el ahorro de tiempo y costes, la posibilidad de efectuar asistencia técnica remota y una mayor productividad laboral al facilitar la movilidad y el teletrabajo.

Estas soluciones permiten a los profesionales con alta movilidad geográfica acceder y controlar un equipo informático conectado a Internet desde cualquier parte del mundo, como si estuviesen en su lugar habitual de trabajo. También es de gran utilidad para organizar reuniones cortas, gestionar y supervisar de forma segura sistemas y servidores de difícil acceso y hasta imprimir un documento del ordenador remoto. Al ser soluciones de tipo SaaS (Software as a Service o software como servicio), no necesitan instalación previa y se despliegan a través de la red. A su vez, ofrecen acceso tanto a PC como a Mac y asistencia técnica remota a teléfonos inteligentes o smartphones y Blackberrys a través de Internet.

De esta manera, el departamento de informática de una empresa puede controlar de forma remota todos los equipos de los empleados: detectar problemas en PC en solitario o parte de una red, identificar fácilmente hardware y software obsoleto y cambiar cualquier configuración que resulte precisa. Además, es factible actuar sobre otros dispositivos que se encuentren en esa red tales como routers, centralitas de teléfono, impresoras, etc. Todo esto presenta ventajas para las empresas cuyos trabajadores y equipos están alejados geográficamente.

Trabajo de oficina

Tanto en el caso de los departamentos de informática de las empresas como de las compañías de soporte TI (tecnologías de la información), disponer de una solución de acceso remoto les posibilita brindar una asistencia técnica inmediata al poder conectarse a dispositivos distantes conectados a Internet en un breve periodo de tiempo. Antes, el usuario debía desplazarse a las instalaciones centrales del departamento informático si se hallaba en otras dependencias, o era el técnico del equipo de soporte quien tenía que acudir. Eso conllevaba un tiempo de demora que repercutía en el trabajo de los usuarios. Con las soluciones de acceso remoto, el usuario es atendido desde su puesto de trabajo en el momento en que da el aviso, por lo que se reducen los tiempos de soporte por teléfono, se ahorran desplazamientos y, por lo tanto, se eliminan costes.

Más movilidad
Otra de las virtudes de estas soluciones es el aumento de la productividad laboral al contribuir a la movilidad y al teletrabajo de sus empleados. En términos empresariales, la movilidad es la capacidad que tienen los profesionales para acceder a los recursos corporativos desde cualquier lugar. Esto facilita trabajar directamente con todo el contenido de su equipo habitual desde cualquier otro, sin necesidad de duplicar los archivos en memorias USB u otros dispositivos antes de salir de la oficina. Asimismo, el trabajo a distancia aporta grandes beneficios: ahorra tiempo en los desplazamientos, favorece la conciliación familiar e incrementa la motivación de los trabajadores.