216 millones para Mitsubishi

Este año será clave para la firma automovilística japonesa. La matriz inyectará 216 millones de euros. Una cantidad que le debe permitir poner en números negros a sus filiales americana y japonesa. Al tiempo prepara la presentación de nuevos modelos.

Tras varios años viviendo en números rojos, sobre todo por el lastre de las filiales americanas y japonesas, Mitsubishi Motors recibirá una inyección de capital de unos 216 millones de euros. Este dinero, procedente de la matriz, es la muestra más evidente de que la marca nipona quiere darle una nueva vida a su zarandeada compañía. Zarandeada lejos de Europa. Porque en el mercado del Viejo Continente la firma automovilística lleva ganando dinero en los últimos tres años.

Tras la espantada, como la definieron muchos, de DaimlerChrysler de su accionariado –se negó a suscribir una ampliación de capital básica para la compañía–, la marca de los tres diamantes tiene previsto iniciar una nueva etapa aprovechando los aires frescos que trae esa partida de dinero. Para ello reforzarán sus alianzas, como la que mantiene con PSA Peugeot Citroën en la construcción de todoterrenos. Estos acuerdos permitirán reducir gastos y aprovechar economías de escalas. Toda esta estrategia se apoya en la llegada de nuevos modelos al mercado como el Outlander o la versión descapotable del Mitsubishi Colt.