Los empresarios aconsejan…

- Manténgase en movimiento.
– Una empresa que no innova y que no busca constantemente la manera de mejorar su oferta es una compañía frágil.
– Sea el mejor o el primero en algo.
– Ser el primero, el único o el mejor en algo concreto es lo que marcará su imagen en adelante.
– Oriéntese a la calidad y al servicio al cliente.
– Es el modelo con el que funciona la empresa moderna, pero además es lo que mantendrá su prestigio que tanto tiempo le ha costado conseguir.
– Escuche a los clientes.
– Sobre todo, escuche a esos con los que tiene una relación especial. Ellos le dirán qué falla, qué funciona bien en su empresa y qué necesitan.
– No sobredimensione.
Sobredimensionar la empresa devora los ingresos. Sea cauto a la hora de asignar recursos (debería saber las tendencias de mercado) y no se exceda en las expectativas.
La financiación externa debe ser de calidad
Si necesita socios externos, busque aquellos que le aporten ideas, experiencia y capacidad gestora, además de capital, y asegúrese de que respetarán los objetivos y filosofía de la empresa.
– Tenga claros los principios y objetivos de la empresa-
– Ser fiel a lo que se hace y tener muy claras las metas es lo que le distingue en el compromiso tanto con el proyecto como con el personal de la compañía.