Los coches de flota aceleran

La adquisición de coches de flota es una fórmula cada vez más demandada por todo tipo de compañías. En un principio, este recurso no fue visto con entusiasmo por parte de los empresarios, ya que el arrendamiento de vehículos no estaba muy extendido. Pero, poco a poco, esta modalidad ha ido evolucionando hasta el punto de que, actualmente, las compañías automovilísticas destinan un alto porcentaje de su producción a nutrir flotas de vehículos especializadas o generales de diversas entidades: desde empresas de alquiler de coches a equipos comerciales o distribuidores de pequeñas y medianas firmas, altos directivos de multinacionales o, incluso, para la Administración (ayuntamientos, policía local, etcétera).

BMW, Ford, Opel, Citroën, Peugeot y Audi son algunos de los principales fabricantes de automóviles que comercializan este tipo de vehículos. Su adquisición por parte de pymes o multinacionales tiene grandes beneficios. “Además de condiciones económicas especiales y servicios de financiación, se ofrece calidad de producto, disponibilidad de vehículos y atención posventa a nivel nacional”, explican en Ford España.

El renting despunta

La adquisición de coches para flota se suele hacer bajo la modalidad de renting. “Es la fórmula en auge, ya que añade servicios adicionales al coche de empresa, como el seguro, el mantenimiento o la asistencia, además de importantes ventajas fiscales”, destaca Jesús Cenalmor, responsable de flotas renting de automóviles de Citroën España.

El renting de vehículos también aporta beneficios operativos: externalización de una actividad que no es propia de la compañía, reducción del coste gracias al aprovechamiento de su nivel óptimo de producción, acceso a las nuevas tecnologías para la administración de la flota y control de la gestión efectuado por especialistas. En segundo lugar, presenta ventajas económicas, como la mejora en la planificación de la tesorería. Por último, disfruta de importantes ventajas fiscales: consideración de gasto deducible en el impuesto de sociedades e IRPF, permitiendo, además, la deducción del IVA cuando existe utilización mixta -uso profesional y particular- de los vehículos.

Diseño y necesidades

Aunque las características del vehículo dependerán de las necesidades de la entidad que contrate el servicio, los coches seleccionados para formar parte de la flota de una empresa deben combinar estilo y diseño. Estos automóviles se caracterizan por incluir en sus prestaciones altas tecnologías y excelente imagen.

Los fabricantes o concesionarios ponen a disposición de las sociedades o de los particulares toda la oferta de su gama de vehículos, tanto turismos como comerciales. Se trata de un mercado muy competitivo donde las compañías han de crear un paquete de ofertas que hagan más atractivo su producto. Las firmas, por su parte, demandan respuestas adaptadas a sus necesidades, desde condiciones económicas hasta suministro y mantenimiento.