Llega el fin de la bombilla tradicional

Las bombillas que actualmente iluminan los hogares de España tienen los días contados. La Comisión de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino del Congreso ha aceptado por unanimidad una proposición de CiU que insta al Gobierno a que apruebe un plan para sustituirlas, en un plazo de tres años, por otras de bajo consumo.

El texto, que sigue la iniciativa de otros países como Australia, incluye una enmienda del Grupo Socialista y otra del Grupo Popular. En él se pide al Ejecutivo que adopte ayudas directas e indirectas para que los hogares con menor poder adquisitivo puedan comprar las nuevas lámparas. Según el PP, sustituir, por ejemplo, 25 bombillas en cada vivienda española supondrá un desembolso de, aproximadamente, 250 euros.

También en el escrito se pide que se incluyan los ámbitos residenciales, los industriales, los empresariales y los edificios públicos, tal y como establece la Estrategia Española de Cambio Climático y energía limpia, horizonte 2007-2012-2020, aprobado en el Consejo de Ministros el 2 de noviembre de 2007, según una propuesta del Consejo Nacional del Clima.

3% de ahorro en el consumo eléctrico
Para aplicar esta medida, según Pere Macías, diputado del Grupo Parlamentario Catalán, habría que cambiar 350 millones de bombillas. Ello supondría un ahorro hasta de un 3% en el consumo eléctrico en tres años y se emitirían 6,5 millones de toneladas menos de dióxido de carbono.

Desde el PP, se ha propuesto además revisar el precio de la bombilla de bajo consumo que, a pesar de que pueda resultar caro para los consumidores, según el PSOE “lo recuperarían un año después en su factura con el ahorro que se produzca”.

El plan que tiene que desarrollar el Gobierno según la propuesta aprobada tiene que estar listo antes de que finalice el año 2008.