La logística busca su dibujo definitivo

El sector logístico se mueve entre dos constantes: las continuas subidas del petróleo y la fuerte presión de la competencia sobre los precios de los servicios. Al tiempo se esperan importantes operaciones corporativas: fusiones, compras y acuerdos bilaterales, que dibujen, por fin, un paisaje estable entre los operadores nacionales.

El sector logístico español atraviesa una fase de consolidación que le ha llevado a convertirse en “una de las actividades económicas con mayores incrementos del país”, según afirma Carlos Amigo, director general de la Organización Empresarial de Operadores Logísticos (Lógica). De hecho, durante 2005, la consultora DBK registró un volumen de negocio de 2.685 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,5% con respecto al año anterior.

Pese al elevado crecimiento del sector, algunos operadores aseguran que el nivel de rentabilidad continúa siendo muy bajo: “Factores como la productividad, la formación o la tecnología son claves para el desarrollo de nuestra actividad”, afirma Francisco Latorre, director de CAT Logística Cargo. Y es que, comparado con el crecimiento del 10,1% obtenido en 2004, el mercado ha sufrido una ligera deceleración que DBK, en su estudio “Sectores”, atribuye al “deterioro de la actividad productiva de algunos de los principales sectores cliente”. “La logística vive de dos grandes ramas de la economía: el retail y la automoción; cualquier factor que varíe su sostenibilidad le afecta directamente”, explica Ezequiel Botella, gerente del departamento de Corporate Finance de Ernst & Young.

Los buenos resultados del mercado logístico tienen su explicación en “la cada vez mayor inclinación del tejido empresarial hacia la subcontratación del almacenaje y los servicios logísticos asociados”, como recoge el estudio de DBK. Aun así, la tasa de externalización, que Lógica sitúa en un 23%, todavía es muy inferior a la de otros países europeos. Sin embargo, esto no es una mala noticia, ya que “Europa tiende a homogeneizarse y, por tanto, en España se llegará a esas tasas de outsourcing que ahora existen en Inglaterra, Francia o Alemania”, aclara Ezequiel Botella. Roberto Oliva, director de Logística de Geodis Iberia, prevé un crecimiento en la externalización de las actividades logísticas en nuestro país que casi dobla las previsiones del promedio europeo.

Obstáculos en la carretera

Uno de los principales problemas que afectan al sector es el constante incremento de los precios del petróleo. “A no ser que tengan contratos muy bien fechados, resulta difícil repercutir estas subidas a los clientes, lo cual merma las cuentas de resultados de las empresas”, constata Botella. “Deberíamos ser capaces de sensibilizar al mercado sobre el problema del alza de los precios de los carburantes”, añade Francisco Latorre. Y es que, como expone Bartolomé Robles, director comercial de H. Sanz, “para un operador, el carburante representa un 30 ó 35% de su gasto en el cómputo global, y ello limita tanto los servicios como la rentabilidad”.

El efecto que la fuerte competencia tiene sobre los precios logísticos es otra de las grandes preocupaciones del sector. “El precio es inferior en muchos casos al nivel de servicio y calidad que se ofrece al cliente”, apunta José F. Hernández, director de marketing del Grupo Logístico FCC. “Estamos asistiendo a un periodo de erosión de los márgenes debido a una competencia de mercado excesivamente centrada en el precio”, se queja Jesús Hernández, director general de ID Logistics. Éste es un factor que, según Oliva, “tiene un peso de, por lo menos, un 30% a la hora de contratar servicios logísticos”. “Deberíamos fijarnos más en aspectos como el nivel de servicio que ofrece la compañía, la calidad o los plazos de entrega”, defiende Latorre.

Por su parte, Hernández, de FCC, atribuye la estrechez de márgenes a “la falta de transparencia del mercado”. Y Ernesto de la Morena, director de Logística de Barloworld, advierte de que “la competencia de operadores por debajo de costes y con un servicio nulo daña a los profesionales con precios ajustados y con un servicio de calidad”.

Operaciones corporativas
Operadores y consultoras coinciden en que la concentración empresarial es una tendencia creciente. “El sector pasa por un interesante momento de reorganización, en el cual se espera la materialización de importantes operaciones, como adquisiciones, fusiones y acuerdos bilaterales”, comenta Oliva. De acuerdo con los datos de DBK, las cinco primeras empresas logísticas que operan en España (Grupo Logista, Grupo Logístico FCC, Exel Iberia, DHL Solutions y Gefco) alcanzaron en 2005 una cuota de mercado conjunta del 43,1%. Sirva como ejemplo de esta concentración la actual FCC Logística, fruto de la unión de grupos como Aitena, Logística de Navarra y Grupo Logístico Santos.

Roberto Oliva, de Geodis, considera que “se trata de un fenómeno bastante frecuente en mercados que avanzan hacia una madurez empresarial”, y Latorre cree que “es una consecuencia de la necesidad de competir en un ambiente cada vez más globalizado, donde se necesita contar con los mismos servicios en un entorno regional, europeo o global”. “No obstante, habrá un considerable nicho de mercado para empresas de tamaño menor que cuiden aspectos como la calidad, el nivel de servicio, la flexibilidad, el trato con el cliente y la especialización”, añade. Por su parte, Luis Zubialde, consejero delegado de Palletways Iberia, indica que “hay que saber adaptarse a las nuevas necesidades del mercado, y la especialización logística es el futuro”. Hernández, de ID Logistics, coincide es esta afirmación: “La especialización puede aportar una mayor cercanía con el cliente y un mejor conocimiento del mercado local, lo que permite una mayor flexibilidad en la prestación de los servicios y más agilidad en la toma de decisiones”.

Ingresos de 3.120 millones
El crecimiento de las empresas logísticas dentro de un mercado tan competitivo parece ligado a la ampliación de la cobertura geográfica de sus servicios. Oliva sostiene que Geodis “opera en la zona geográfica que ofrezca mejores condiciones para que el cliente compita en su mercado objetivo”. De este modo, la internacionalización de los servicios, unida al aumento del índice de subcontratación previsto por DBK, dará lugar a un mejor comportamiento de la actividad industrial en el sector. La consultora calcula que en 2006 se alcanzarán unos ingresos de 3.120 millones de euros, lo que supondría un crecimiento del 9%, para situarse cerca del 10% durante el año siguiente. Según DBK, la clave para suavizar la rivalidad de precios reside en la incorporación de nuevos servicios y la utilización de tecnologías novedosas.