La legislación se complica

“El aumento de normas y el incremento de legislaciones específicas para cada sector de actividad nos lleva a ofrecer gamas cada vez más amplias de productos y materiales”, analiza Georg Utz Sarl, que ha desarrollado 1.000 productos estándar que pueden responder a una multitud de necesidades y aplicaciones en sectores de actividad muy diversos: cajas apilables, encajables, plegables, casilleros, cajas de almacén, productos concretos para aplicaciones electrónicas, contenedores plegables, paletas, etc. y 4.000 artículos especiales, soluciones a la medida del cliente, que responden a las más diversas problemáticas en cuanto a almacenaje, manutención y transporte. Esta empresa cita como gran novedad y ejemplo el empleo del material ESD, que es conductivo, para aplicaciones de electrónica, o también del uso de embalajes GGVS, que garantizan el acondicionamiento y transporte de materiales peligrosos.

El sector asegura que se ha notado una mayor demanda por parte de las empresas de este tipo de productos en sus procesos y áreas industriales, siendo en el sector logísticos –por encima del automóvil– donde está creciendo más esta demanda. Todas las firmas coinciden en destacar que se tiende a soluciones de embalaje cada vez más personalizadas con el objetivo de garantizar la mejor protección de la pieza y evitar problemas de calidad.

La tendencia en el diseño de los contenedores es hacia cajas de prestaciones apilables, plegables, reciclables y en plástico. Por ejemplo, Plastipol despunta por el diseño de una nueva caja apilable de medidas de norma europea de 800 x 600 mm equipada con cuatro asas cerradas, dos etiqueteros y dos zonas de etiquetado, con un fondo reforzado especial para una capacidad de carga de 80 kg y fabricada en poliprolipeno.