La buena óptica de Leuze Electronic

Leuze Electronic ha sido la encargada de proporcionar los componentes optoelectrónicos de uno de los últimos proyectos de TGW Ibérica en automatización de almacenes. En la instalación se han empleado equipos innovadores y resistentes, como el BPS 34/37, dedicado al posicionamiento de máquinas por códigos de barras.

TGW Ibérica está en la última fase de un proyecto de tres almacenes automáticos que darán servicio en el sector de la alimentación. La compañía eligió a Leuze Electronic como proveedor principal para los dispositivos optoelectrónicos usados en este centro. Por su parte, la firma Enrique Llorens se ha encargado de la realización de la ingeniería y del software de esta iniciativa.

La construcción e instalación de los tres almacenes se está llevando a cabo en una parcela de 40.000 m2. Cuando se termine el proyecto las dependencias estarán divididas en tres zonas: una de ellas estará dedicada al almacenamiento y gestión de producto a temperatura ambiente; la segunda se destinará al alojamiento de mercancía en frío; y una tercera zona se empleará para ubicar producto terminado. La zona de congelado es especialmente singular en cuanto a los requerimientos técnicos, ya que el frío exige que los dispositivos utilizados sean resistentes a cambios de temperatura con condensación de humedad, entre otras cuestiones.

Las tres zonas tendrán 20 m de altura, lo que en unidades de carga se traduce en una capacidad para alojar 1.600 paletas en el área de frío, otras 1.600 en el espacio a temperatura ambiente y 3.400 en el recinto de congelación. Estos almacenes automáticos disponen de nueve pasillos, por los que se mueven el mismo número de transelevadores, autómatas que discurren a lo largo y alto de las estanterías y que colocan o extraen las paletas mediante un sistema que desplaza las unidades de carga transversalmente. Todo el movimiento de materiales estará controlado por un sistema informático avanzado que determinará la situación de cada paleta.

Medición por láser
A fin de controlar el movimiento de los transelevadores, TGW Ibérica ha elegido incorporar varias unidades del medidor AMS 200/120 de Leuze Electronic. Este equipo permite el cálculo de distancias por láser en los movimientos de elevación y traslación y puede ser empleado en todos los lugares en los que se tiene que calcular la posición absoluta de las partes móviles de las instalaciones, como por ejemplo en el caso de los transelevadores. En el complejo desarrollado por TGW cada una de estas máquinas lleva montados dos AMS, uno para las mediciones en los movimientos de traslación y otro para las que se efectúan en la elevación.

Para calcular la posición absoluta de la parte móvil se sitúa un reflector al final de cada recorrido, de tal manera que el láser, al rebotar, vuelve al medidor. Dado que el sistema conoce la velocidad del haz de luz y el tiempo transcurrido entre su emisión y su recepción de vuelta, puede calcular el espacio que media entre el aparato y el reflector y, por lo tanto, conocer la posición absoluta en la que se encuentra.

Los AMS alcanzan una altísima precisión de hasta ±2 mm. En esta planta, en concreto, se han implantado dos versiones de estos equipos: con y sin óptica calefactada. Esta característica permite acondicionar estos aparatos para su uso en zonas de bajas temperaturas (hasta -30 ºC). El sistema de conexión M12 que llevan integrado facilita su instalación.

Códigos de barras
Otro sistema de posicionamiento aplicado en este proyecto es el innovador BPS 34/37, que se ha utilizado en cada uno de los cuatro carros transferidores que habrá en la instalación. La novedad de este dispositivo, que incorpora tecnología única de Leuze Electronic, consiste en el empleo de códigos de barras para determinar la ubicación de la máquina.

El sistema transmite la posición absoluta de partes móviles en recintos donde existen curvas, desvíos, elevación y traslación –situaciones en las que siempre ha sido complicado establecer el posicionamiento de las máquinas– con una precisión de ±1 mm y en distancias de hasta 10.000 m. La ventaja de este sistema de posicionamiento es, sobre todo, la elevada velocidad a la que puede trabajar, hasta 11 m/s, aunque también destacan otras características, como su reducido tamaño y su inmunidad contra interferencias ópticas, de temperatura e interrupciones.

Esta solución está compuesta de dos partes: el lector BPS 34/37 y una cinta de códigos de barras denominada BCB. El BPS, montado sobre la máquina, lee la posición de la cinta que ha sido colocada (incorpora un adhesivo) a lo largo de un eje, de la misma forma en la que lo hace cualquier lector óptico de código de barras. En esta instalación hay cuatro BPS 34/37 distribuidos en un recorrido de 40 m.

Transmisión óptica
No solo se ha recurrido a los equipos de Leuze Electronic en el sistema de posicionamiento de los carros transferidores y de los transelevadores. Para la comunicación de estos últimos, TGW Ibérica ha elegido la transmisión óptica DDLS 200, de la que se implantarán 26 en este proyecto. Este equipo transmite datos sin desgaste y prácticamente libre de efectos parasitarios cuando se instalan en las partes móviles. En este caso realizan la comunicación de los transelevadores sin interferir con el sistema de posicionamiento AMS 200, mencionado anteriormente.

Los equipos DDLS 200 sobresalen por su rapidez y su amplio alcance de hasta 500 m. Al ser un sistema totalmente transparente no requiere parametrización alguna en los maestros de Profibus. Además, Leuze Electronic dispone de una versión de este equipo con óptica calefactada, lo que garantiza su funcionamiento seguro en zonas con un frío de hasta -30 ºC.

La transmisión de datos se efectúa a través de un láser infrarrojo (no visible) por lo que es totalmente segura frente a interferencias externas. Otra cualidad del modelo DDLS 200 es que una única persona es suficiente para hacer su ajuste. En el modo denominado adjust el indicador gráfico de LED del equipo situado enfrente es transmitido al lado del operario. Así, se puede supervisar directamente el resultado de la alineación sin necesidad de una segunda persona.

Seguridad y ubicación
Además de los AMS 200 y de los DDLS 200, los transelevadores utilizados en este proyecto van a incorporar unos sensores de la serie 96 y de la 46B, también de Leuze Electronic. Son un elemento de control y seguridad en los movimientos de entrada y salida de las unidades de carga en la estantería. Se emplearán en el posicionamiento de las paletas en la estantería, en el control de gálibo y de hueco vacío, así como en la detección de unidades que ya estén en la estantería.

Como el almacén comentado tiene habilitada una zona de congelado, los sensores han de resistir cambios de temperatura con condensación de humedad. Este es, precisamente, uno de los puntos fuertes de las series 46B y 96. El gran abanico de versiones de sensores de estas dos familias permite aplicarlos en diferentes zonas de esta instalación tanto en entrada como en salida de material y almacenaje.

También se implantarán sensores de la nueva serie 3B y varios lectores de código de barras de la serie BCL 34 con conexión Profibus integrada para asegurar el flujo del material. Con dicho lector de código de barras no es necesario el empleo de conversores o pasarelas a Profibus, lo que posibilita el control y parametrización de los dispositivos directamente desde el autómata (master). Esto mejora enormemente la facilidad de uso y los costes de implantación y puesta en marcha del almacén automático. Al mismo tiempo se incrementa el rendimiento al tener los datos de los códigos de barras directamente en Profibus y trasmitirlos a una velocidad de hasta 12 Mb/s.

  • Para saber más:
  • Especialistas en optoelectrónica
    Leuze Electronic es una multinacional alemana que desarrolla, fabrica y comercializa productos optoelectrónicos para las áreas de detección, identificación y seguridad en el trabajo desde hace más de 40 años. Su vasta gama de productos incluye sensores optoelectrónicos, sistemas de identificación, de procesamiento de imágenes con PC industrial, aparatos para la transmisión óptica de datos y dispositivos optoelectrónicos de seguridad.

    La filial de Leuze en nuestro país, ubicada en Barcelona, fue fundada en 1988. Presta servicio en toda España a través de una oficina central situada en la Ciudad Condal y de delegaciones propias en Bilbao y A Coruña. Dispone de una amplia red de distribuidores dentro del territorio español. A nivel internacional, la firma cuenta con 740 empleados, factura 115 millones de euros al año y está representada a través de una veintena de filiales, mientras que el Grupo Leuze, al que pertenece, está formado por 1.700 trabajadores, factura anualmente 260 millones de euros y posee instalaciones productoras en Alemania, Estados Unidos, Italia, Reino Unido, Suiza, Brasil, Australia y China.

    La necesidad
    TWG requería equipos optoelectrónicos eficientes y fiables para implementarlos en las máquinas de un nuevo almacén automático. Una de las características que debían cumplir algunos de ellos era la resistencia y la capacidad de funcionar bajo circunstancias de cambio de temperatura con condensación de humedad.

    La solución
    Leuze Electronic proporcionó unidades de distintos equipos montados en los nueve transelevadores que circulan entre las estanterías y en los cuatro carros transferidores utilizados en la instalación. Aquellos en los que ha sido necesario se han empleado las variantes calefactadas, que permiten su uso incluso en entornos en los que se producen cambios de temperatura con condensación de humedad.