Interferencias en la RFID

En Francia, las presiones ejercidas por Carrefour han conseguido que el Gobierno galo dé vía libre a la banda por donde se transmite la señal de las etiquetas inteligentes de RFID. En España, los expertos apuestan por una futura intervención de El Corte Inglés o Inditex.

Apasionante el momento que vive la radiofrecuencia en España. Muchas empresas están tomando posiciones ante la futurible liberación de la banda por donde debe transitar la información. Esta trascendente decisión se encuentra en manos de la Dirección General de Telecomunicaciones (DGT). El organismo ya ha mostrado en privado su interés por hacerlo y dar de esta forma el banderazo de salida a esta tecnología, que está esperando ansiosamente el sector. El problema es que la DGT tiene que liberar la banda –que ahora utilizan otros operadores– para que por ese mismo canal fluya la señal de las etiquetas inteligentes de RFID.

A la espera de Inditex
Esto se contrapone en primer lugar –y por lógica– a los intereses de aquellas empresas que ya están utilizando ese mismo espectro para otros fines, como es la comunicación móvil. ¿Cómo puede desbloquearse esta situación? Algunos expertos apuntan a que la manera más eficiente es seguir a pies juntillas lo que ha sucedido en Francia. En el país vecino, la banda se ha liberalizado después de que el gigante de la distribución Carrefour ejerciera una fuerte presión. No en balde, ha apostado tiempo y mucho dinero en la incorporación de las etiquetas de radiofrecuencia a sus productos. En España, se espera que alguna gran empresa dé un paso similar. Las mejor situadas, por peso e influencia, para conseguir liberar la situación, podrían ser, comentan en el sector, El Corte Inglés e Inditex. Sin embargo, la textil se ha mostrado algo reacia a esta tecnología.