Igualdad por ley

Legislacion apertura

La Ley de Igualdad obliga a las empresas a adoptar medidas que combatan la disparidad y la discriminación que puedan vivir las mujeres en el ámbito laboral. Unos preceptos que afectan en materia de maternidad, conciliación de vida familiar y composición de los consejos de administración de las entidades.

Aunque el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres ya existía como derecho fundamental, la realidad refleja una situación diferente. Las mujeres hoy en día siguen enfrentándose a unas condiciones adversas que se traducen en un mayor índice de paro, dificultad a la hora de promocionarse en el trabajo y menores ingresos, según refleja el I Monitor Español de Igualdad Laboral, elaborado por Adecco, Villafañe & Asociados y el Instituto de Empresa (IE).

Para paliar esta situación y convertir la teoría en un hecho, el 15 de marzo de 2007 se aprobó la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres. Su objetivo es alcanzar la paridad de trato y de oportunidades para todas las personas mediante la eliminación de cualquier discriminación por razón de sexo en la vida política, laboral, civil, económica, social, cultural y artística.

En esta norma se tiene en cuenta el papel que la mujer ha desempeñado tradicionalmente dentro del ámbito social y familiar. Tomando como referencia esta realidad, la Ley de Igualdad obliga a las empresas a adoptar medidas específicas en favor de las mujeres para corregir situaciones patentes de desigualdad respecto de los hombres. Estos preceptos (acciones positivas) han de ser razonables y proporcionados en relación con el objetivo perseguido en cada caso.

Tres objetivos
Según Juan Antonio Linares, socio del despacho de abogados Cuatrecasas, “para el varón es una injusticia individual, pero se realiza con el fin de solucionar la situación general de las mujeres”. Es el caso, por ejemplo, de los consejos de administración de las sociedades mercantiles. Como en los puestos directivos la presencia femenina resulta escasa, mediante la Ley de Igualdad se busca crear un equilibrio entre los dos sexos a través de acciones positivas.

Ahora bien, cualquier disposición que se adopte ha de cumplir tres objetivos: evitar las situaciones discriminatorias de la mujer, vigilar la igualdad y promocionarla. Tanto las compañías grandes como las medianas están obligadas a ello, además de a establecer un código de prevención de acoso sexual y acoso por razón de sexo (acoso por ser mujer).

En aquellas firmas de más de 250 trabajadores, la Ley obliga a implantar un Plan de Igualdad. Se trata de un conjunto ordenado de medidas, adoptado después de efectuar un diagnóstico de situación, que está dirigido a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres. El plan fijará los objetivos concretos de igualdad que se persiguen, las estrategias y prácticas que deberán adoptarse para su consecución, así como el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los propósitos fijados.

<em/>La Ley de Igualdad obliga a las empresas a adoptar medidas especificas en favor de la mujer.” title=”Legislacion” width=”300″ height=”225″ class=”size-medium wp-image-1181″ /><p class=La Ley de Igualdad obliga a las empresas a adoptar medidas especificas en favor de la mujer.

A fin de elaborarlo, es preciso llevar a cabo un diagnóstico previo para ver si existen situaciones en las que se produzcan discriminaciones tanto directas como indirectas. Estas últimas son las más difíciles de detectar y se refieren a aquellas circunstancias en las que el hecho de ser mujer perjudica a la empleada, si bien aparentemente se apliquen las normas.

El diagnóstico consiste en un estudio de la estructura organizativa de la entidad para conocer el grado de cumplimiento del principio de igualdad en la compañía. En él se deberá incluir información sobre los elementos que pueden generar discriminaciones, como, por ejemplo, la política de contratación, y los recursos de los que dispone la empresa para plantear el cambio. Asimismo, deberá basarse en su gran mayoría en estadísticas. Este paso lo pueden dar por sí solas las compañías, pero en muchas ocasiones habrá que recurrir a la ayuda de consultores y abogados para tomar esta primera fotografía.

Trabajo y familia
La conciliación de la vida familiar con la laboral también está prevista dentro del plan. La reducción de la jornada de trabajo entre un octavo y la mitad del tiempo de la misma por cuidado de menores de ocho años, la protección de la maternidad y el permiso de paternidad de 15 días (13 días de suspensión y dos de permiso retribuido) independiente al de la madre son algunas de las medidas que se incluyen. “Esto tendrá un gran impacto en los trabajos de turno continuo y en los que se desarrollan de cara al público. Además, en algunos empleos se puede favorecer la adopción del teletrabajo. De esta forma es posible recuperar en casa el tiempo que se necesita de la jornada, después de realizar las tareas domésticas, conciliando vida laboral y familiar”, reflexiona Juan Antonio Linares.

Recurrir a abogados y consultores es nuy útil para establecer el Plan de Igualdad.

Recurrir a abogados y consultores es nuy útil para establecer el Plan de Igualdad.

Pero no solo se verán favorecidos los empleados, sino que en todas las firmas se podrá aprovechar mejor el talento con las sucesivas mejoras que ello conlleva. “En una sociedad en la que la mujer tenga garantizado desempeñar su carrera en igualdad de condiciones que el hombre, se puede lograr una mejora en el rendimiento, así como la retención de su talento y su no exclusión de la carrera profesional por su condición de mujer”, describe Linares.

La complicada situación económica que se está viviendo en España también repercute a la hora de adoptar el plan. “Ha habido muchas entidades que han mostrado bastante interés en ponerlo en marcha. Sin embargo, en estos momentos, la mayoría no se lo puede permitir”, indica el abogado de Cuatrecasas. A esta dificultad hay que sumar la existencia de una disposición transitoria que establece que la negociación en el convenio colectivo estatutario no se tiene que llevar inmediatamente a cabo, sino cuando se negocie el siguiente convenio, después de la entrada en vigor de la ley. “Por ello algunas compañías han pensado que aún no tienen que elaborar un plan de igualdad hasta que no negocien el convenio. Y esto es un error generalizado”, concluye Juan Antonio Linares.

Los pilares de la ley
– Adopción obligatoria de medidas en contra de la discriminación por parte de las empresas.
– Establecimiento de un plan de igualdad en compañías con más de 250 trabajadores.
– Presencia equilibrada de mujeres y hombres en los consejos de administración de las entidades.
– Existencia de composición equilibrada en las firmas cuando las personas de cada sexo no superen el 60%, ni sean menos del 40%.
– Conciliación de la vida laboral y familiar.
– Reducción de la jornada entre un octavo y la mitad del tiempo por cuidado de menores de ocho años.
– Suspensión del contrato de trabajo por paternidad (13 días) y permiso de dos días por nacimiento de un hijo.

Más información
Ministerio de Igualdad: www.migualdad.es
Instituto de la Mujer: www.mtas.es/mujer/
Cuatrecasas: www.cuatrecasas.com