Hungría: la puerta del Este

A corta distancia de los que en otro momento fueron sus mentores, Hungría se ha colado en el primer puesto en la lista de los países del Este preferidos por los inversores extranjeros. Sus más de tres años dentro de la Unión Europea le han servido para consolidar su papel de receptor perfecto de capital foráneo.

Fue el alumno aventajado en la lista de países aspirantes a integrarse en la Unión Europea que finalmente lo lograron en 2004, y no ha perdido ni un ápice de brillantez en su currículo desde entonces. Un estudio reciente de la escuela de negocios IESE califica a Hungría como el país del Este más atractivo para los inversores de capital riesgo y privado de toda la Unión Europea. Las razones de esta elección son precisas: sus políticas fiscales favorables a la inversión extranjera; sus sistemas de protección empresarial a la altura de los países veteranos de la Unión; su economía sólida y en plena expansión y su sistema político sin altibajos son algunos de los ingredientes del cóctel de bonanza que seduce a los empresarios foráneos.

Budapest

La clave de Hungría radica en que ha sabido conjugar algunas de las ventajas de los países emergentes del Este con las garantías de otros estados típicamente receptores de inversión extranjera. Entre estas bazas, por supuesto, su impecable localización en el centro del mapa europeo, que la convierte en trampolín ideal para abrir mercados en países de esa área.

Hungría ofrece no sólo un mercado interior formado por más de diez millones de ciudadanos, predominantemente urbanos y con un creciente poder adquisitivo, sino también una sólida tradición de intercambios comerciales con destinos como Eslovenia (la segunda nación predilecta de los inversores europeos, según el trabajo del IESE), República Checa, Eslovaquia, Polonia, etc. Con estos tres últimos países, Hungría firmó el Pacto de Visegrad, que perseguía la eliminación de aranceles antes de su entrada en la Unión Europea, y que incentivó un dinámico comercio entre sus miembros.

Fuerte inversión
Las cifras demuestran que los inversores se sienten cómodos en suelo húngaro, y los españoles no son una excepción. A más de 3.200 millones de euros ascendía la inversión nacional en Hungría en diciembre de 2006, según los últimos datos recogidos por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Lo más revelador, sin duda, es la identidad y renombre de los inversores que confiaron en el nuevo socio comunitario. Entre ellos se hallan sectores tan variados como el textil (con representantes españoles como Zara o Mango), financieros y bancarios (con el Santander Central Hispano a la cabeza) o industriales (entre los que sobresale Uralita).

Budapest

Entre las razones reconocidas que llevaron a estas empresas de primera fila a escoger Hungría para ampliar su radio de acción se cuentan, entre otras, la preparación de su mano de obra, los salarios moderados, las bajas cotas de criminalidad, en contraste con países vecinos como Rumanía, y la variedad de oportunidades de negocio. Tampoco es desdeñable, en opinión de algunos de estos empresarios, la tranquilidad que suponen los datos macroeconómicos del país. La tasa de paro, por ejemplo, se situó en 2005 en el 7,2 %, una cifra inferior a la media de la Unión Europea.

Déficit comercial
Entre las debilidades que es inevitable mencionar, por supuesto, la reciente, aunque moderada, ralentización económica que ha sufrido el país después de tres años de notable crecimiento. El relativo déficit tanto comercial como público, que son endémicos en Hungría, ha rebajado las previsiones de crecimiento para 2007 al 2,4% del PIB, lo que contrasta con el índice de 2006 fijado en un 4%. Sin embargo, ninguno de estos indicadores son motivo de alarma, ya que los expertos opinan que se trata de un comportamiento habitual en un país que ha experimentado una fuerte y acelerada transformación económica.

Budapest

Las inversiones nacionales recientes han sido tan elevadas que han llevado a España a colocarse en el puesto duodécimo del ranking de países inversores en Hungría. Esta preferencia ha promovido, además, el perfeccionamiento de los servicios de protección y asesoramiento tanto por parte de instituciones españolas como húngaras. Si de por sí el país destaca por su sistema de protección empresarial, los protocolos adoptados por las cámaras de comercio de ambas naciones suponen un valioso aliado en el proceso de implantación.

Para saber más:

  • A favor
  • -Beneficios fiscales específicos destinados a atraer la inversión.
    -Fuerte y dinámica actividad empresarial.
    -Sistemas de protección empresarial sobresalientes.
    -Economía y sistema político sólido y con bajos niveles de corrupción.

  • En contra
  • – Elevada inflación.
    – Excesiva dependencia de la marcha económica de otros países de la Unión Europea.
    – Alto y creciente déficit público y comercial.
    – Reciente ralentización del crecimiento en 2007 tras un período de desarrollo muy acentuado.

  • Caso práctico: Uralita
  • Con sus 100 años de experiencia, el Grupo Uralita sabe valorar en su justa medida la importancia de su expansión internacional. Aupada a los primeros puestos de su sector estratégico –los materiales de construcción–, la empresa ha apostado por reforzar su presencia internacional y financiera en aquellos países del Este sumidos en un proceso de compleja metamorfosis. La inversión en Hungría ha asegurado a esta sociedad española la penetración en Rumanía, Polonia o las Repúblicas Bálticas, donde la fiebre constructora se ha desatado en las últimas décadas.

    Cifras reveladoras
    La cifra de negocio de Uralita en el ejercicio 2006 ascendió a 1.005 millones de euros, de los cuales un 52% se consiguieron fuera de España. Esta presencia se plasma en las 38 fábricas que el Grupo tiene distribuidas por Europa. Gracias a estas ramificaciones foráneas, con Hungría a la cabeza, Uralita se ha alzado como líder en el mercado español y europeo del sector de los aislantes.

  • Direcciones imprescindibles
  • Embajada de Hungría en España
    C/ Fortuny, 6
    28010, Madrid.
    Tel.: 914 137 011
    Fax: 914 134 138
    www.embajada-hungria.org
    info@embajada-hungria.org

    Embajada de España en Hungría
    Eötvös Utca 11/B
    1067 Budapest VI
    Tel.: +36 1 342 99 92
    Fax: +36 1 351 05 72
    embesphu@mail.mae.es

    Hungarian Investment And Trade Development Agency
    Andrássy út 12
    1061, Budapest
    Tel..: +36 1 472 8100
    Fax: +36 1 472 8101
    info@itd.hu

    Hungarian Development Bank

    Nádor u. 31
    1051, Budapest
    Tel..: + 36 40 555 555
    http://www.mfb.hu
    ugyfelszolgalat@mfb.hu