Embalaje protector con control climático

La experiencia de AG Protectpack en la fabricación de soluciones de alta protección muestra que el único modo de garantizar el envío de productos por vía marítima es controlando por completo la atmósfera alrededor de la mercancía que se quiere proteger.
Por esta razón, hay que trabajar con materiales certificados que garanticen el menor nivel de transmisión de humedad a través del embalaje. Una vez conseguido este primer bjetivo, el siguiente paso será absorber la humedad restante dentro del embalaje. Es una
relación aire/humedad conocida y por tanto únicamente hay que introducir la cantidad de
desecante necesaria para que dicha humedad no se condense debido a los tremendos cambios de temperatura que sufren las bodegas de los barcos.