El viento de los océanos podría ser una nueva fuente de energía

La lucha contra el cambio climático y sus consecuencias sigue dando lugar a investigaciones sobre nuevas alternativas para generar energía. Esta vez, la fuerza producida por el viento de los océanos se perfila como una fuente óptima en el futuro.


Fotografía: cortesía de JPL.

Según ha informado recientemente el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), ubicado en Los Ángeles (Estados Unidos), gracias a los mapas proporcionados por los satélites de la NASA, los vientos de los océanos de todo el mundo podrían convertirse en una excelente fuente de energía.

El satélite QuikSCAT de la NASA, puesto en órbita en 1999, es el encargado de suministrar los datos sobre los vientos marinos, observando su velocidad, dirección y fuerza sobre la superficie del mar. Hasta este momento sus datos se empleaban únicamente para predecir tormentas y para aumentar la precisión de los pronósticos meteorológicos.

Energía de futuro
Según un informe sobre la investigación publicado por la revista Geophysical Research Letters, los mapas marinos que se elaboran a raíz de estos datos ubican los centros de generación de los vientos que transformarán la energía eólica en eléctrica. Tim Liu, director del estudio y científico del equipo de QuikSCAT en el JPL, ha declarado que “la energía eólica es ambientalmente amistosa. Tras la inversión inicial en energía para fabricar e instalar las turbinas, no hay que quemar combustibles fósiles que emiten carbono”.

Por otra parte, Paul Dimotakis, tecnólogo de JPL, ha asegurado que la energía eólica podría llegar a atender en un futuro no muy lejano hasta el 15% de las necesidades de energía de todo el mundo. Además, ha señalado que si se aprovecha el viento de los océanos en las zonas más intensas, se podría generar entre 500 y 800 vatios de energía por metro cuadrado.

Según los expertos, la energía eólica marina puede transformarse en electricidad con mayor eficiencia que la solar y a un coste notablemente inferior. Además, los vientos marinos tienen mayor potencia que los terrestres porque la fricción es menor en una superficie llana como el agua y no existen accidentes geográficos que los entorpezcan.