El mecanismo exterior de la ingeniería

Las grandes compañías españolas de ingeniería han hallado una excelente oportunidad empresarial más allá de nuestras fronteras. Está previsto que este ejercicio lo cierren con un volumen de negocio cercano a los 4.000 millones de euros. Europa del Este y Occidental se perfilan como la gran inversión de futuro.

Aproximadamente medio centenar de empresas españolas de ingeniería tienen una destacada actividad en el exterior. Esta cifra ha ido aumentando de manera significativa a lo largo de los últimos años como consecuencia de las diferentes oportunidades de negocio existentes en países extranjeros y del deterioro de las expectativas de crecimiento que se plantean en el mercado nacional a corto plazo.

Este es solo uno de los muchos datos que se extraen de un estudio titulado “Internacionalización en ingeniería” elaborado por la consultora DBK, experta en análisis sectorial del mercado. En dicho informe también se analizan las principales causas que han generado este interés de las empresas españolas por establecerse en otros países.

Asimismo, apunta cuáles serán las previsiones de este mercado y las tendencias que marcarán las actuaciones de las compañías españolas en los próximos años. Para realizar este trabajo, DBK ha estudiado en profundidad la estrategia internacional y los indicadores de actividad de las 27 principales empresas nacionales de ingeniería que operan allende de nuestras fronteras.

El dato más sobresaliente del estudio es el optimismo con el que los directivos de estas firmas miran al futuro. Esto se debe a que la inversión continuará creciendo, al igual que la facturación, y se abrirán nuevos caminos y perspectivas en los mercados foráneos.

Gran dimensión
Otro de los principales apuntes que se derivan de este trabajo es que la mayor parte de estas empresas que deciden trasladar su actividad al extranjero son operadores de gran tamaño, ya que es necesario, o al menos muy recomendable, tener cierta envergadura para poder afrontar todos los retos que implica un proceso de internacionalización. Esto no significa que otros grupos de mediana o pequeña dimensión no hayan intentado dar este paso, de hecho, recientemente se han dado a conocer algunos movimientos en este sentido.

Más de una veintena de empresas españolas que se dedican a la ingeniería están operando en la actualidad en diferentes países de América Central y del Sur. Estos han sido hasta el momento los destinos preferidos por las organizaciones de nuestro país, sin embargo, estados de Europa del Este y Central comienzan a perfilarse como nuevos paraísos de la inversión.

Los cinco operadores de España que más facturaron en el exterior durante el pasado ejercicio fueron Técnicas Reunidas, Iberinco, Abener, Foster Wheeler y Sener. El sector está fuertemente centralizado, ya que estas firmas aglutinaron en 2007 el 84% de la facturación total y las diez primeras acapararon hasta el 90% del total.

Entre los años 2004 y 2007 se produjo un importantísimo aumento del negocio internacional de las empresas españolas de ingeniería. Este incremento fue provocado, esencialmente, por la adjudicación de importantes proyectos en el extranjero a un gran número de ellas y porque otras muchas comenzaban a abrirse paso tímidamente en este fructífero mercado.

Según el informe de DBK, la facturación de estas compañías ascendió a 3.150 millones de euros durante 2007, lo que supone un incremento del 60% respecto a la media que habían mantenido durante los años anteriores, ya que, por ejemplo, en 2005 y en 2006 la facturación alcanzó 1.040 y 1.800 millones, respectivamente. Los ejercicios de 2006 y 2007 fueron los que experimentaron un mayor crecimiento, con tasas anuales que oscilaban entre el 70-80%.

La evolución positiva del negocio en el mercado exterior ha permitido que la participación de la facturación internacional sobre la total de todos estos operadores haya aumentado notablemente, en algunos casos suponiendo más del 20%. Siguiendo en términos de facturación, resulta relevante destacar que Asia es la principal zona en la que operan las empresas de España, representando el 38% del volumen de negocio total que generan las ingenierías en el extranjero. Tras esta región se sitúan Europa Occidental, con un 22%, y América Central y del Sur, que suponen el 21%.

Cuando hablamos de segmentos de actividad, despunta la ingeniería industrial como la principal fuente de ingresos fuera de nuestras fronteras, puesto que se traduce en un 80% de los beneficios totales. En 2007 le seguían, aunque no de cerca, la ingeniería civil (y de recursos naturales) y la de medio ambiente, con el 16,5% y el 4%, respectivamente.

Futuro prometedor
Las principales compañías del sector seguirán ejecutando sustanciales planes de expansión internacional debido a las grandes oportunidades que les ofrecen algunos mercados exteriores, por lo que se prevé que durante los próximos años la facturación continúe manteniendo un ritmo de crecimiento fuerte, aunque con una mayor tendencia a la moderación.

Tras el espectacular incremento vivido en 2007 –en torno al 70%– las previsiones para este año señalan que el crecimiento de la facturación de las empresas españolas de ingeniería que operan en el extranjero, rondará el 30%. Este dato comportará un volumen de negocio total cercano a los 4.000 millones de euros al cierre del ejercicio.

Es muy previsible que también se engrose el número de empresas españolas en los países de Europa del Este que ya se han incorporado a la Unión Europea, puesto que todos ellos gozan de un enorme potencial de desarrollo económico. Asimismo, el mercado asiático seguirá ofreciendo unas espectaculares expectativas para las compañías nacionales, sobre todo en aquellos proyectos que se llevarán a cabo en Oriente Medio o en China, uno de los estados con mayor capacidad de crecimiento.

  • Para saber más:
  • Desde Europa a África
    Los analistas de DBK en su informe “Internacionalización en ingeniería” subrayan que los operadores nacionales seguirán aumentando aún más su presencia en diferentes países de América del Sur y Central y de Europa Occidental. Por otro lado, lugares como África o América del Norte, donde todavía la implantación española no es muy elevada, verán como se produce la entrada de diversos operadores que provienen de España.