El diseño 3D da forma a la industria

Las aplicaciones CAD 3D que hoy se comercializan permiten capturar, almacenar y gestionar los datos de cualquier proyecto de forma eficiente. El avance tecnológico y la reducción de precios en hardware y software han propiciado que aumenten las compañías que se inclinan por esta herramienta para sus desarrollos industriales.

Cada vez son más numerosas y especializadas las aplicaciones de modelado 3D dentro de diferentes ámbitos de la ingeniería, como el diseño y la fabricación de productos industriales, la ingeniería civil, la arquitectura, y muchos otros. Todas aportan grandes ventajas a los profesionales, frente a las aplicaciones de delineación 2D típicas, a pesar de que éstas últimas se encuentren más implantadas por el momento, puesto que fueron desarrolladas con anterioridad. En su mayoría, prevén aspectos que pueden considerarse clave en la tarea de modelado por ordenador, y que, en consecuencia, resultan de mayor interés para la empresa o los profesionales, que las utilizadas habitualmente.

Antes de ver las diferentes soluciones, debemos aclarar que la manipulación de elementos geométricos tridimensionales no sólo implica tener capacidad para almacenar la información necesaria para describir la forma y la posición en un espacio tridimensional. También es necesario contar con un gestor de visualización que facilite generar de forma automática todas las proyecciones que el usuario necesite. Durante el trabajo con aplicaciones 2D, es el usuario quien debe generar todo tipo de imágenes planas aplicando el proceso de modelado y proyección. En cambio, con la utilización de las soluciones 3D, es posible trabajar directamente con el modelo geométrico tridimensional. Es lo que se denomina trabajo con modelos geométricos virtuales.

Prototipos virtuales

La integración de cada una de las fases del proceso de diseño y fabricación aporta grandes beneficios, puesto que el uso de prototipos virtuales creados a partir de sus respectivas aplicaciones permite su posterior análisis con otras herramientas CAE, al conseguir simular ciertos comportamientos que son imposibles de prever sin la creación de prototipos físicos o virtuales.

Entre tantas soluciones disponibles, es necesario escoger bien para que la inversión efectuada resulte rentable.

Deben analizarse los siguientes apartados, que consideramos esenciales:

- La compatibilidad, un aspecto crítico para intercambiar proyectos entre diferentes aplicaciones.

- La interfaz (GUI), que sea amigable a la hora de manejar el modelado en pantalla, de forma que facilite movimientos intuitivos y orientaciones dinámicas con simples combinaciones de teclas.

- La visualización de un modelo también es interesante, así como el hecho de que admita sombreado, permita mostrar líneas ocultas, o bien, trabaje con avanzadas técnicas de renderizado (proceso de cálculo complejo desarrollado por un ordenador destinado a generar una imagen 3D).

- La asociación plena entre 3D y 2D, ya que la mayoría de las aplicaciones simples incluyen modificaciones de 3D a 2D, pero no en el sentido inverso.

- La biblioteca de elementos o el uso de las tablas de familia, consistentes en la creación de componentes relacionados por parámetros dimensionales.

En definitiva, escoger la opción acertada dependerá de las necesidades propias de cada proyecto. Por lo tanto, a la hora de instalar una solución (ver cuadros) resulta fundamental analizar pormenorizadamente las necesidades presentes, pero, sobre todo, las futuras, para que las actualizaciones de los programas no encarezcan el presupuesto de esta partida.