El alquiler de maquinaria gana clientes

El mercado de alquiler de maquinaria en España crece moderadamente en la actualidad, pero se ofrece como una alternativa viable frente a la venta de equipos. Las empresas del sector analizan positivamente este panorama, y ofertan nuevos servicios. Todo ello sin descartar procesos de concentración.

Hace años que alquilar, a ojos de las compañías, se ha convertido en una posibilidad más que atractiva frente a la compra. Ya sea por carencias de grandes recursos a la hora de efectuar desembolsos o por necesidades tan puntuales como pueda ser la contratación de una excavadora para una obra de una duración determinada, las grandes sociedades y las pymes se inclinan por arrendar. Ante ellas se descubre una amplia oferta que se adapta a los requisitos demandados en la actualidad.

Y es que hoy en día se alquila todo: plataformas, grúas, barredoras, transpaletas, fregadoras, abrillantadoras, andamios, etc., es decir, maquinaria del mundo de la construcción, de servicios, de obra pública o de limpieza, entre otros. Los responsables de tales prestaciones son firmas como GAM y HKL Baumaschinen España (obra pública), HUNE y Barloworld MERA (construcción e industria), Afron (plataformas y grúas) o Maliv (limpieza industrial y viaria).

Alquiler de maquinaria
Foto: cortesía de de Siemens Press Picture.

Tal y como está el mercado, arrendar este tipo de productos podría convertirse en una opción más competitiva, además de una alternativa, en época de desaceleración económica. Su situación actual indica que esta actividad se está asentando en España. “Durante todos estos años ha sido un buen negocio, pero ahora se tiene que normalizar. Lo que ocurre es que atraviesa una época de crecimiento más sostenible, con unas tasas más coherentes”, explica Alberto Gutknecht, director de Afron.

A simple vista, aunque pueda parecer que los alquileres de equipos se van a incrementar por la desaceleración económica, es tan solo una percepción. “Realmente no es que vayan a aumentar por la recesión, sino que, en el mercado que quede, tendrán más importancia que la venta; pero eso no quiere decir que el sector aproveche las circunstancias para crecer”, aclara Francisco Herrándiz, director de Barloworld MERA, filial de Barloworld Finanzauto.

Competitividad
Los rasgos más característicos del mundo de la maquinaria de alquiler en nuestro país responden a la competitividad que se da entre las compañías y a la atomización de los negocios de carácter familiar y local. A este panorama se unen los fabricantes, que han entrado en juego con el objetivo de conseguir mayores cuotas de mercado con nuevos modos de distribución y con un mejor control de la cadena de valor. “Es una vía para cubrir las necesidades del consumidor final. Hay fabricantes y distribuidores que disponen de un negocio propio de alquiler. Otros han creado estrechas alianzas entre ambos y los alquiladores independientes para satisfacer la búsqueda de soluciones más eficaces”, analiza Francisco Herrándiz.

De esta forma se ha abierto un amplio abanico de cara a los clientes que ven más ventajas. Para estas firmas procedentes de todos los ámbitos, arrendar implica efectuar un desembolso menor respecto a la gran inversión que supone la adquisición de equipos. Esta opción permite a las entidades ahorrarse los costes de almacenaje así como los sobrecostes que se derivan de las unidades que permanecen paradas.

Además, como normalmente se incluye el servicio de mantenimiento en el precio del alquiler no hay que preocuparse de esta labor. Tampoco es necesario contratar un servicio técnico ni abonar los gastos de reparación de la flota. A todo ello se añade un beneficio más: el acceso a una enorme oferta. Gracias a esta opción, las compañías tienen la posibilidad de cambiar de equipos cada cierto tiempo y satisfacer las necesidades puntuales que se den en todo momento. “Se puede cubrir la totalidad de las exigencias de los consumidores, al contrario que con la compra, que requiere una inversión alta”, constata Alberto Gutknecht.

‘Renting’ y leasing
Las firmas arrendadoras ofrecen tanto servicios personalizados como sistemas de financiación que se adapten a las exigencias de sus clientes. En la actualidad se utilizan además del alquiler, el leasing y el renting.

máquina

Tanto en el leasing como en el renting la financiación corre a cargo del cliente quien paga una serie de cuotas cada mes. En cambio, en el primero, una vez que se han efectuado estas retribuciones, el valor residual que queda le permite acceder a la compra de la máquina, en caso de que así lo decida. El leasing se da en su mayoría a partir de los 24 meses y hasta los 60 de duración del contrato. Es recomendable, por ejemplo, para aquellas pymes que deseen producir más y mejor mediante una maquinaria adecuada, pero que carecen de recursos propios para obtener inmovilizado. Optando por el leasing pueden conseguir material, compensando el coste financiero con el aumento de la producción.

En cuanto al renting, las empresas no tienen opción de comprar, pero las cuotas mensuales incluyen el mantenimiento, el seguro, la asistencia, etc., aquellos servicios que permiten a los clientes utilizar el bien según las necesidades; mientras que en el leasing se pagan aparte. La diferencia entre estos dos sistemas y el alquiler es que en este último es el proveedor quien asume todo el riesgo.

Plazos en los pagos
Sin embargo, parece ser que el mercado del alquiler se va a topar con una serie de barreras que impondrán un crecimiento más lento. La principal para José Martínez Martínez, gerente de la Asociación Española de Alquiler de Maquinaria (ASEAMAC), surge a la hora de consumar los pagos. “En la actualidad el plazo que se da supera los 230 días, siendo contrario a las normas que sobre condiciones de pagos y morosidad tiene publicadas la Unión Europea. Este retraso proporcionará a las firmas un caldo de cultivo para sobreseer sus obligaciones en dichos abonos”, señala José Martínez Martínez. La solución a este obstáculo, en su opinión, pasaría por establecer plazos no superiores a 45 días en los pagos.

Limpieza y plataformas
Una vez efectuado un repaso general a la situación del alquiler de maquinaria en España, cabe adentrarse en los equipos en particular. En el caso de la maquinaria de limpieza, el panorama es especial en relación al resto. “Se notan los veinte años de falta de mercado con respecto a otros ámbitos ya que había menos unidades de venta que en otros sectores y por tanto se desconocía cómo funcionaban. Así que continúa siendo inmaduro”, revela Robert Gavín director comercial de Maliv, firma que trabaja en este segmento.

Esta carencia de desarrollo se refleja en los propios clientes que en muchos casos “llegan a prescindir de los equipos de limpieza antes que de una carretilla o, en general, de cualquier máquina implicada en la producción o en la distribución. Las unidades para la limpieza son siempre prescindibles a corto plazo”, ironiza Robert Gavín.

Incluso desconocen cómo realizar el mantenimiento de las barredoras, las fregadoras o de los útiles de limpieza. Todos estos equipos incorporan elementos como cepillos, gomas para mantener la aspiración en el suelo, etc., que se desgastan a las pocas horas de uso si no se prevé el mantenimiento o regulación adecuados.

“El resultado de todo ello es que se encarece tanto la maquinaria de limpieza como su manutención, lo que provoca que las grandes industrias de alquiler no se dediquen plenamente a esta actividad”, reflexiona. A pesar de ello, Gavín asegura que “el mercado es cada vez más competitivo en este tipo de equipos y se va a acercando, por ejemplo, al de las carretillas”.

Frente a esta circunstancia concreta, la evolución del segmento de las plataformas elevadoras ha sido diferente. Aunque se implantaron hace algún tiempo, su utilización se ha diversificado en fechas cercanas y se ha producido un crecimiento notable en los últimos seis o siete años. “Antes, en España solo se contaba con unas 1.500 plataformas; hoy en día, la cifra ha aumentado hasta las 40.000 unidades”, afirma Pedro Torres, director general de la división de plataformas de HUNE.

Previsiones para 2008
Teniendo en cuenta todos estos factores se podrá entender que tanto el mercado como los alquiladores se ajusten a esta situación y busquen ofrecer nuevos servicios. En el caso de Afron, Alberto Gutknecht apunta que “este año vamos a incrementar un 30% nuestra facturación a través de nuevos negocios que estamos desarrollando, y potenciaremos la industria y los servicios de alquiler”. Por su parte, Barloworld MERA ampliará prestaciones de posventa y sobre todo de financiación. Las previsiones de 2008 tanto de HKL Baumaschinen España como Maliv pasan por crecer un 25% en su facturación con respecto al año anterior.

Uno de los sectores que podrá salir beneficiado es el de segunda mano, que “está siendo dirigido en parte a otras regiones que lo necesitan como los países del este y África”, señala Gutknecht. En lo concerniente a España, “el área de máquinas y carretillas usadas va a aumentar bastante porque existen clientes que lo que buscan es obtener disponibilidad y no producción. Además, hay muchos negocios que no podrán adquirir una unidad nueva y preferirán esta vía”, precisa Francisco Herrándiz. Está claro que habrá mayor oferta en el mercado, “sobre todo en el segmento de maquinaria compacta, donde hay una cierta saturación”, avanza Gerhard Schaub, gerente de HKL Baumaschinen España.

Servicios e industria
También se verá favorecido el alquiler en los sectores de servicios, industria y obra pública. Según José Martínez Martínez, de ASEAMAC, tanto el mundo industrial como el agrícola pueden contribuir al crecimiento sostenido del mercado del alquiler de maquinaria. “A ello se unen las inversiones previstas por el Ministerio de Medio Ambiente de 23.000 millones de euros y los casi 1.000 millones que tienen en cartera para dotaciones las empresas dependientes del Ministerio de Fomento”, describe Martínez.

maquinaria

Como consecuencia del desarrollo de este mercado de alquiler de maquinaria habrá más exigencias por parte del cliente en cuanto a las prestaciones de las compañías que arriendan. “Con el uso de las unidades los operarios aumentarán su productividad ya que con la experiencia entenderán mejor el funcionamiento”, valora Gutknecht.

En relación a la demanda de alquiler de maquinaria, seguirá creciendo pero de una manera menos acusada que en años anteriores. Por lo que “las compañías del sector se tendrán que mentalizar de que una parte importante de su maquinaria no estará en activo mucho tiempo cada mes”, advierte Alberto Gutknecht.

Concentración
El futuro del sector pasa por la concentración de las firmas para repartirse la tarta del mercado. Así lo dibuja Francisco Herrándiz desde Barloworld MERA: “Habrá una serie de empresas (tres o cuatro) generalistas que van a copar el 40%, otras especializadas que se ocuparán del 25% y el resto serán pequeños negocios familiares o locales, que pueden hacer cosas que una grande no puede llevar a cabo”, resume.

No obstante, la adquisición de nuevas compañías tal vez se vea mermada ya que los bancos podrían reducir la concesión de créditos. “La financiación de posibles compras se está complicando. Los vendedores esperan recibir unos precios por las empresas que, ahora mismo, a los inversores potenciales les cuesta mucho ofrecer”, comentaba recientemente Juan Dionis, consejero delegado de HUNE.

Sin embargo, el porvenir del alquiler de equipos en España va viento en popa. En términos de penetración, “el alquiler de maquinaria sin operador en nuestro país se sitúa en ratios cercanos al 39%, y se espera que alcance niveles del 46% para 2010. Es decir, existe un gran potencial de crecimiento y poco a poco se aproximará a la penetración de otros segmentos europeos”, sentencia Pedro Torres, director general de la división de plataformas de HUNE.

  • Para saber más:

Las estrategias de GAM y HUNE
La adquisición de empresas del sector y la apertura de nuevas delegaciones han representado un papel fundamental en el ejercicio 2007 para las dos principales firmas de alquiler de maquinaria en España: GAM (General de Alquiler de Maquinaria) y HUNE (antiguo Grupo Euroloc).

En el caso de GAM su estrategia de diversificación se vio acelerada por la compra de Vilatel –especializada en alquilar plataformas– tras haber adquirido previamente la sociedad lusa Viasolo, también centrada en el arrendamiento de equipos.

Más tarde su nicho de negocio, fuera de la construcción y de la obra pública, se diversificó con la compra de la firma asturiana Prosec, especializada en unidades de sonorización e iluminación, una operación que junto con las realizadas ese mismo año le supuso en el último ejercicio un incremento de la cifra de negocio, con respecto al año anterior, del 66%, alcanzando los 307 millones de euros.

En febrero de 2008 pasó a formar parte de ella Guimerá, dedicada al suministro temporal de energía eléctrica. De esta forma, el negocio de GAM lejos de su actividad principal ya representa en la actualidad el 45% de los ingresos totales del Grupo.

HUNE

El Grupo Euroloc, ahora denominado HUNE, cerró el pasado ejercicio con una facturación de 233,7 millones de euros, un 200% más con respecto a los anteriores resultados; todo ello en un año en el que duplicaron sus delegaciones nacionales hasta las 65 y su parque total alcanzó las 33.000 unidades.

Entre mayo y agosto de 2007, se incorporaron a Euroloc tres compañías: Grúas HOMS (procedente del mercado de alquiler de maquinaria generalista en Cataluña), Nacanco y Umesa, estas últimas especializadas en el alquiler de plataformas elevadoras.

A principios de este año, nació HUNE, que representa la unión de fuerzas del Grupo Euroloc, Grúas HOMS, Nacanco y Umesa. Su plan de actuación en este ejercicio busca mejorar los niveles de satisfacción de los clientes, la calidad de los servicios añadidos, lograr procesos más eficientes así como abrir cerca de 25 delegaciones y diversificar clientes, entre otros objetivos. HUNE prevé alcanzar una facturación de 275 millones de euros en 2008.

Un tentáculo para el vidrio
Es capaz de transportar planchas de cristal de hasta 500 kg. La máquina Glasboy que comercializa Afron deposita la plancha en la ventana donde se va colocar, la succiona con el cabezal a través de ventosas y la levanta. Gracias al equipamiento diésel con el que cuenta el equipo, Glasboy puede ejecutar todas sus funciones, incluso en edificios cerrados, y no produce gases ni ruidos. Dispone de un control remoto que permite un manejo sensible y su cabezal es extraíble para desempeñar funciones de grúa.

un tentáculo para el vidrio

Versatilidad en la obra
La retropala Cat 432E que alquila la firma Barloworld MERA es uno de los equipos más adaptables. Tiene dos velocidades de traslación y unos mandos que se pilotan fácilmente. La máquina solo necesita engrasarse cada 50 horas y su hoja empujadora flotante se ajusta al terreno. En las obras, para cargar materiales de un lado a otro, dispone de un cucharón mientras que, en la parte trasera, la cola le permite realizar excavaciones de una profundidad máxima de 4,84 m.

versatilidad en la obra

Excavar sin esfuerzo
HKL Baumaschinen España ofrece dentro de su catálogo la excavadora E385B de la marca New Holland. Esta máquina puede efectuar todo tipo de trabajos para la minería y la construcción a gran escala como, por ejemplo, derribos, zanjas o rebajes. Admite la incorporación de garras o martillos, entre otros instrumentos. Además, cuenta con un dispositivo continuo llamado Power Boost que consiente al operario trabajar sin problemas y sin límite de tiempo en aplicaciones exigentes, ya que la presión hidráulica aumenta a 37,8 MPa (megapascal).

excavar sin esfuerzo

Una barredora todo terreno
La barredora Dulevo 5.000 Evolution de la firma Maliv es capaz de almacenar y cargar más de media tonelada de material por minuto, gracias a su sistema de recogida que combina los beneficios del procedimiento mecánico con los del aspirante. Esto le permite, además, recolectar diferentes clases de escombros: desde polvo fino hasta objetos voluminosos y pesados. Todas estas características le proporcionan una velocidad de barrido hasta tres veces superior con respecto a las barredoras tradicionales no combinadas. Se emplea en aplicaciones urbanas de todo tipo, así como industriales, y puede funcionar en seco y a temperaturas bajo cero.

una barredora todo terreno

Entrevista a Pedro Torres, director general de la división de plataformas de HUNE: “El sector entrará en un proceso de concentración”.

La empresa HUNE, antiguo Grupo Euroloc, es una de las principales compañías dentro del mercado de alquiler de maquinaria en España. Pedro Torres, director general de la división de plataformas, analiza el panorama actual de este sector.

¿Cómo va a afectar el actual escenario económico al alquiler de maquinaria?
En esta época, la situación financiera de algunas empresas pequeñas inevitablemente va a empeorar, es entonces cuando se verá cuáles son las que tendrán capacidad de gestión y una posición sólida desde el punto de vista financiero.

¿Se van a buscar nuevos nichos de mercado?
Hay muchísima maquinaria susceptible de ser alquilada en la industria, la logística, la manutención, el handling en los aeropuertos, las actividades de mantenimiento, los parques y jardines o el área eólica. Todos ellos son un buen ejemplo.

¿Cuáles son las expectativas para este año?
HUNE crecerá más que el mercado, que puede estar en torno a un 4% y un 5%, porque estamos llevando a cabo un plan de expansión muy ambicioso. Además, esperamos finalizar el año con 25 delegaciones más de las 65 que tenemos actualmente, lo que nos permitirá tener presencia en segmentos donde, hasta ahora, no estábamos. Nuestra estrategia se centra en un crecimiento orgánico, ya que tenemos una implantación muy importante en Cataluña y en la zona centro, y oportunidades de crecimiento en Andalucía, Extremadura, Canarias, Levante y el norte de la península Ibérica.

¿Y el futuro, por dónde pasa?
Creo que nuestro sector está empezando a globalizarse. Intuyo que, a partir de ahora, entraremos en un proceso de concentración considerable, que a su vez llevará a una mayor profesionalización.