Cuenta atrás para el funcionamiento del acelerador de partículas LHC

En los próximos días se pondrá en funcionamiento el acelerador de partículas LHC, el más potente del mundo en su género. Se trata de un anillo de 27 km formado por, aproximadamente, 1.500 grandes imanes superconductores que funcionan a 1,9 ºC sobre el cero absoluto.

Dentro de la máquina chocarán haces de partículas (protones contra protones) aceleradas hasta casi la velocidad de la luz, produciéndose nuevas partículas que darán pistas a los físicos acerca de cómo es el universo subatómico a un nivel desconocido hasta ahora.

Fenómenos naturales del universo a pequeña escala
La construcción del acelerador de partículas LHC, que comenzó hace 15 años, se está ultimando en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), cerca de Ginebra. Está previsto que para el 15 de agosto los cuatro gigantescos detectores que están ubicados alrededor del acelerador estén cerrados para que puedan registrar los efectos de las colisiones de los primeros haces de las partículas, que se inyectarán la segunda quincena. Para ello el LHC ha de alcanzar una temperatura de 1,9 ºC.


Fotografía: cortesía de CERN

En conjunto todo ello permitirá a los científicos producir fenómenos naturales del universo como choques de rayos cósmicos de alta energía, por ejemplo. Además posibilitará descubrir el Higgs, una nueva partícula, que, según los físicos, podrá explicar el origen de la masa.