Carretillas todoterreno – donde otros no llegan

<em/>La capacidad de elevación del mástil es una de las caracteristísticas más relevantes de estos vehículos.” title=”carretilla Ausa” width=”202″ height=”300″ class=”size-medium wp-image-1358″ /><p class=La capacidad de elevación del mástil es una de las caracteristísticas más relevantes de estos vehículos.

Las carretillas elevadoras con tracción 4×4, conocidas como todoterreno, disponen de una estabilidad y robustez idóneas para labores en entornos difíciles y condiciones extremas, sobre todo en el mundo de la construcción.

En el sector de la construcción, e incluso en otros como el ganadero, agrícola o militar, se recurre a maquinaria adaptada a cada necesidad que se ajuste a unos parámetros determinados y ayude a obtener el máximo rendimiento. Por esta razón, para acceder a terrenos dificultosos donde es necesario llevar a cabo tareas de carga y descarga de materiales, se utilizan las carretillas elevadoras todoterreno que, como su propio nombre indica, disfrutan de una tracción 4×4 que les asegura el agarre en cualquier circunstancia.

Estas máquinas polivalentes están dotadas de una sorprendente capacidad para trabajar en condiciones extremas en las que las carretillas industriales se muestran incapaces. Y es que las todoterreno están preparadas para aguantar el maltrato que sufre la mecánica al desenvolverse en terrenos accidentados y para sacar provecho de sus máximas prestaciones con altos niveles de seguridad, tanto en entornos abiertos como cerrados. Además, están disponibles con diferentes capacidades de carga y altura de descarga según el tipo de mástil.

De sus características se desprenden otros rasgos definitorios como su buena tracción, estabilidad y robustez. Así, esta categoría de carretilla es realmente útil en trabajos dentro del sector de la construcción, realizando movimientos tanto de carga y descarga como de abastecimiento de materiales en cualquier punto de la obra, sin importar la naturaleza del terreno, su estabilidad, si se trata de un suelo resbaladizo a causa del barro o de la lluvia, llano o inclinado o, incluso, con escaleras. Ello se debe a que, como las cuatro ruedas son motrices, garantizan una gran adherencia en terrenos abruptos.

Ayuda a la tracción
Como complemento a la tracción 4×4, que hace que el motor transmita su potencia a cada una de las ruedas, una buena parte de los modelos de carretillas todoterreno que comercializa el mercado están dotados de transmisión hidrostática. Este sistema hace posible que, independientemente del tipo de terreno del que se trate, todas ellas estén en contacto con el suelo en todo momento gracias a que cada una es capaz de efectuar un basculamiento independiente sin perder la nivelación del chasis. Para conseguirlo, su sistema hidráulico transmite la energía del motor a las cuatro ruedas, pudiendo prescindir del eje.

Pese a que no es necesaria ninguna clase de cualificación obligatoria para su manejo, que resulta muy fácil por la carencia de embrague (en el caso de las carretillas con transmisión hidrostática), algunas empresas exigen la obtención del carné de carretillero. En los cursos a este efecto, los asistentes reciben conocimientos de legislación, derechos y obligaciones de los trabajadores, procedimientos para una operación segura o equipos de protección individual. Si no se acude a uno de ellos, es recomendable conocer, como mínimo, las normas de seguridad de la máquina