Cadena de suministro: el eslabón fuerte

Minimizar los costes en la cadena de suministro sin reducir la eficacia operativa es uno de los grandes retos de cualquier empresa del sector industrial. La implantación de una solución SCM (Supply Chain
Management) es, sin duda, el mejor camino para optimizar la productividad y evitar restricciones y cuellos de botella.

En los últimos tiempos se ha impuesto un modelo de negocio basado preferentemente en la demanda que en la oferta, por lo que no cabe ninguna duda de que los diferentes actores de la cadena productiva (proveedores, fabricantes, mayoristas, minoristas y clientes) necesitan compartir una gran cantidad de información y colaborar entre sí de forma estrecha. Hasta hace poco, eran los fabricantes quienes ponían a disposición del mercado una gama de productos según su propio criterio, pero ahora es el cliente quien decide qué se fabrica, cómo se hace, con qué calidad y a qué precio.


Cortesía de Siemens Press Picture.

Por todo ello, resulta fundamental anticiparse a los requerimientos del mercado, invirtiendo en la planificación de la cadena de suministro y en las soluciones de software adecuadas, que se engloban bajo el concepto de Supply Chain Management (SCM). Dichas soluciones ayudan a la industria a gestionar materiales, datos y transacciones a lo largo de todo el proceso, desde el proveedor hasta el cliente final, pasando por el fabricante y el minorista, con el fin de reducir el inventario, los costes y mejorar el time to market.

Internet y las nuevas tecnologías han revolucionado la gestión de la cadena de suministro, al mejorar los procesos de aprovisionamiento de las empresas y permitir conocer en tiempo real los stocks para anticipar los pedidos a los proveedores. En un reciente artículo, Bjarne Schon, director de producto de la cadena de suministro de Microsoft Business Solutions, afirmaba que “hay un antiguo proverbio chino que dice que el hombre que se queda esperando a que un pato asado vuele a su boca morirá de hambre. El equivalente moderno sería el de los gestores que esperan que la información del cliente y del fabricante aterrice en su escritorio para poder planificar un ciclo de producción sin errores. No llegarán a morir de hambre, pero tampoco prosperarán”.

Solución básica
Una cadena de suministro bien organizada puede impulsar un negocio boyante, pero una estructura inadecuada acabará con él. La fórmula ideal para tener éxito se sustenta sobre una logística impecable, la velocidad de los procesos y del movimiento de materiales y el manejo de información precisa, y ahí es donde desempeña un papel clave el software SCM. Luis Luaces, director de ventas y operaciones de CDC Supply Chain, sostiene que “cubre un hueco al que los ERP no llegan, permitiendo a las empresas aumentar la productividad y el nivel de servicio a los clientes, además de reducir los costes de inventario”.

Las empresas se enfrentan a un entorno cada vez más complejo y competitivo, con redes logísticas más extensas, proveedores a mayor distancia, más referencias a gestionar y renovaciones de productos más frecuentes. Yolanda Núñez, marketing manager Europe de ToolsGroup, tiene claro que “sus necesidades son obvias: dar el máximo nivel de servicio al mercado con el mínimo inventario”. Gustavo Santos, director de consultoría de Global Planning Solutions, añade que los negocios que deciden integrar en sus sistemas un software para la cadena de suministro “lo que buscan es multiplicar la eficacia de los procesos y mejorar la visibilidad futura”.

La extrema competitividad que existe en la economía actual, unida a los efectos de la globalización, obligan a la industria a encontrar nuevas vías para interactuar y satisfacer a los clientes. Josep Ramón Bonamusa, experto en soluciones SCM de SAP Iberia, cree que “el objetivo principal es incrementar la capacidad competitiva y reducir los tiempos de entrega y los costes. Para conseguirlo, las compañías precisan de una solución que les ayude a integrar tareas como la planificación de la demanda, el consumo de recursos, el procesamiento de pedidos, la gestión y distribución de inventarios, la logística y el transporte y que facilite los flujos de información”.

Diversas funciones
El mercado de las soluciones SCM ha evolucionado a la vez que lo han hecho las cadenas de suministro. Aunque las funcionalidades concretas que cubren dependen de cada fabricante, en líneas generales todas ellas abarcan cuatro áreas: planificación, ejecución, coordinación y visualización. Adelaida Leitao, directora de marketing y business partner de IBS Iberia, asevera que “han de permitir a la empresa acelerar los flujos de información, de materias, de productos y de dinero entre proveedores, fabricantes, distribuidores y clientes, eliminar pasos repetitivos y mantener el foco en la estrategia de negocio”.

La gestión de la cadena de suministro incluye el aprovisionamiento, la fabricación y la logística, por lo que Isabel Victoria, responsable de ERP en Microsoft, cree que “debe estar diseñada para proporcionar datos relevantes cuando se necesiten y facilitar el trabajo y la colaboración en equipo, con lo que se maximiza la productividad”. Mia Reyes, gerente de Doriath Solutions, es aún más contundente: “Lo esencial en un SCM es que simplifique el intercambio de información, pues ésta es de vital importancia tanto para efectuar previsiones de producción como entregas a los clientes”.

Mención aparte merece el concepto de colaboración, que significa compartir los datos a través de Internet. En una organización, son muchas las personas que participan en las actividades de la cadena de suministro, por lo que resultan imprescindibles soluciones que ayuden a interrelacionar la información de los diferentes equipos. Adelaide Leitao, de IBS, asegura que “la integración de todas las partes que forman parte del entramado logístico es indispensable para sacarle el máximo rendimiento a una solución SCM”.

Así, se podrá proporcionar a los clientes lo que precisen en el momento oportuno, y será posible tener un control pleno de todos los procedimientos empresariales. Yolanda Núñez, de ToolsGroup, define colaborar como “el hecho de que cada área (comercial, financiera y producción) aporte sus conocimientos al proceso productivo”, mientras que Bonamusa, de SAP, sentencia que “simplificar la colaboración es fundamental, pues la compañía y sus partners reducen los intermediarios, aceleran la consecución de materias primas y productos finales, mejoran el servicio y multiplican los ingresos”.

Amplios beneficios
Gracias a las soluciones para la cadena de suministro, la industria es capaz de planificar y pronosticar con precisión, optimizar la producción para abaratar los costes y mejorar la atención al cliente, minimizar las inversiones en inventarios y hacer más eficientes las operaciones de distribución. Isabel Victoria (Microsoft) señala que “favorecen el control de todos los procesos, desde el aprovisionamiento y la fabricación hasta la logística, pues es vital conocer en tiempo real las desviaciones de la planificación para reaccionar rápidamente ante imprevistos y actuar de forma proactiva en vez de reactiva”.

Reducción de costes, incremento de los beneficios y fidelización de los clientes son los principales beneficios que cosechan las empresas que implantan una solución SCM. Todo ello se logra al hacer coincidir con eficacia la oferta y la demanda a través de herramientas integradas y colaborativas, con lo que se reduce el nivel de stock sin afectar a la capacidad para satisfacer una demanda inesperada. Luaces, de CDC Software, admite que “contar con una solución que permita hacer una correcta previsión de la demanda para diseñar el plan maestro de producción y una política de aprovisionamiento eficaz es vital”.

Las soluciones SCM también dan a las empresas la posibilidad de suministrar productos y servicios de calidad a precios competitivos, además de reducir la duración del ciclo de pedido, con lo que se acelera la conversión de los materiales en dinero en efectivo. Mia Reyes, de Doriath, sentencia que “al introducir cada actor sus datos, se reducen los plazos y hay menos errores. Todo ello se traduce, evidentemente, en una disminución de costes”. En suma, que la inversión en tiempo y dinero para crear una cadena de suministro eficaz, ágil y global es un esfuerzo que, sin duda, merece la pena acometer.

  • Para saber más:

Soluciones para la cadena de suministro
CDC SUPPLY CHAIN. Esta suite de soluciones integrable con cualquier sistema ERP de CDC Software cubre por completo la gestión de una cadena de suministro y permite disponer de todos los componentes necesarios para garantizar una correcta planificación y ejecución de las operaciones a todos los niveles. Las aplicaciones de planificación incluyen gestión de proveedores, previsión de la demanda, reaprovisionamientos y ventas y programación de la producción, mientras que las soluciones de ejecución hacen posible la gestión de encargos, almacenes y transportes, servicios web colaborativos y la aplicación de la tecnología RFID.
Fabricante: CDC Software.

BOLD APS. La gama BOLD de Global Planning Solutions resulta ideal para simplificar procesos complejos, planificar la producción en horizontes temporales variables y con diversas configuraciones u objetivos y crear escenarios de simulación para hacer comparaciones con la situación actual. Otras funcionalidades interesantes son la integración estándar con sistemas de información corporativa bajo formato XML, visualización de indicadores de rendimiento, trazabilidad completa de lotes y la posibilidad de hacer una completa variedad de informes y aplicar el Diagrama de Gantt.
Fabricante: Global Planning Solutions.

Soluciones verticales de IBS Iberia. Esta compañía se distingue por ofrecer aplicaciones especializadas en mercados verticales como la distribución farmacéutica, la industria editorial o la distribución de material eléctrico. Garantizan un control total sobre el inventario, desde el reabastecimiento diario a los más avanzados análisis y simulaciones. Estos métodos de cálculo también son aplicables a la producción y las compras, y se enriquecen con funciones como la generación de códigos de barras, radiofrecuencia y cross docking, con el fin de administrar con eficacia los almacenes. Las soluciones de IBS Iberia se implementan por módulos.
Fabricante: IBS Iberia.

Microsoft Dynamics. Las soluciones para la cadena de suministro de Microsoft (Dynamics AX y Dynamics NAV) están diseñadas para integrar y automatizar las operaciones e incrementar la productividad de personas y procesos. Su funcionamiento se basa en acelerar la velocidad y la rentabilidad del flujo de materiales, efectuar un seguimiento eficaz de los pedidos y el progreso del trabajo de los empleados y las máquinas, y programar la producción mediante el conocido Diagrama de Gantt. También garantizan un control exhaustivo del inventario, al conectar los procesos del almacén a través de RFID.
Fabricante: Microsoft.

SAP SCM. Desarrollado para dar respuesta a retos tales como el grado de reacción de la cadena de suministro o la integración con los sistemas de los partners, SAP SCM permite mejorar la colaboración con la red de suministro, gestionar con solvencia el almacén y mejorar la planificación. Al contar con una arquitectura orientada a servicios (SOA), las funcionalidades se ofrecen como tales, con lo que los clientes pueden desplegar y adaptar soluciones específicas para sus necesidades de negocio concretas.
Fabricante: SAP.

Service Optimizer 99+. La solución de ToolsGroup cuenta con tres módulos básicos: Forecasting, que calcula las previsiones de demanda en dos pasos (modelación y planificación); Fulfillment Planner, que prevé los requerimientos de stock en función del nivel de servicio a ofertar al mercado; y Distribution Requirements Tunneling, que calcula los túneles de necesidades y las propuestas de reaprovisionamiento.
Fabricante: ToolsGroup.

ToolsGroup mejora la logística de Eurofred
Grupo Eurofred, empresa especializada en la comercialización y distribución de equipos de climatización, maquinaría de frío comercial y material eléctrico, adquirió en su día la tecnología Service Optimizer 99+ de ToolsGroup para optimizar el proceso de planificación de la demanda y la producción de sus dos divisiones, Máquinas y Recambios. En ambos casos, sus principales objetivos eran aumentar el nivel de servicio a los clientes, gestionar racionalmente sus stocks y automatizar el proceso de compras, pues no en vano cuentan con casi 9.000 referencias en la división de Máquinas y unas 37.000 en la de Recambios. En esta última área, los resultados se pueden calificar de notables, pues se aumentó el nivel de servicio en 15 puntos, hasta alcanzar un 94%, y se redujo el inventario en un 10%, todo ello en un entorno de crecimiento continuado de ventas y facturación.

Grupo Tecam se moderniza con Microsoft
Creado en 1974, el Grupo Tecam está compuesto por diversas compañías con actividades en diferentes sectores, como distribución comercial, construcción, producción, gestión de proyectos, equipamiento de oficina, hostelería, interiorismo o sistemas de almacenaje. La mayoría de ellas utilizaba una aplicación de gestión propietaria con nula integración con otros programas, y que no estaba en consonancia con el crecimiento que experimentaba el grupo gallego. Su director de informática y comunicaciones, Manuel Garrido, asegura que “cuando debíamos tomar una decisión, tardábamos mucho en conseguir los datos necesarios, que llegaban siempre fuera de plazo y, por tanto, ya no servían”.

Para subsanar la situación, buscaron una solución capaz de integrar la información de las distintas empresas y que mejorara, al mismo tiempo, el grado de conocimiento de todos los procesos de gestión. Tras un pormenorizado análisis, se optó por implantar, de la mano de Excelia, Microsoft Dynamics NAV por su versatilidad y flexibilidad para efectuar desarrollos, entre otras razones. Hasta la fecha, ya se ha integrado en diez empresas del grupo, en un proceso largo y complejo pues, al tratarse de diferentes sectores, ha habido que realizar numerosas implantaciones a medida.