Banda ancha en el móvil

Mientras el usuario empieza a acostumbrarse a las ventajas de la tercera generación de telefonía móvil, la tecnología ha dado un paso más. Se denomina: HSDPA (High Speed Downlink Packet Access) y mejora la navegación por Internet, aumentando la velocidad de descarga y la capacidad de las antenas. Todo ello, sin cables y con cobertura mundial.

El imparable avance de las tecnologías de la información ha hecho posible lo que hasta ahora parecía un sueño futurista: conectarse a Internet desde el teléfono móvil a una velocidad comparable a la de una línea ADSL. Es la llegada de HSDPA (High Speed Downlink Packet Acces), un estándar de comunicación que viene a mejorar las prestaciones de la tercera generación de telefonía móvil y hará posible disfrutar de nuevas funcionalidades y ampliar las ya existentes. “Es un elemento clave para hacer real la banda ancha móvil”, indica Alfredo Canteli, responsable de desarrollo de negocio de Motorola España.

Más allá de la 3G
En realidad, la tecnología HSDPA consiste en una optimización de las redes 3G (UMTS/WCDMA), gracias a la utilización de un nuevo canal compartido en el enlace descendente. Esto permite un mayor ancho de banda a la hora de descargar datos de la Red, que podría llegar a alcanzar una velocidad máxima de 14,4 Mbps (megabits por segundo). “Una mayor rapidez de descarga conllevará una mejora de la calidad de servicio a la vez que posibilitará el acceso a nuevas aplicaciones”, explica Pablo Hernández, responsable de I+D y estandarización de LG Electronics.

Además de multiplicar por cuatro la velocidad de la que disponen los actuales terminales de tercera generación, la tecnología HSDPA, también conocida como 3,5 G, tiene un menor tiempo de retardo; es decir, las páginas tardan menos en cargarse y, de este modo, se ofrece un servicio de navegación más eficiente. Y es que, según analiza Julio Navío, director de tecnología de Nokia Networks, “HSDPA maximiza el tráfico de datos, al tiempo que minimiza las demoras”.

Por otro lado, el despliegue de esta tecnología hará posible una mayor capacidad de las antenas telefónicas, que podrán dar cobertura a más usuarios al mismo tiempo. Al contrario de lo que ocurre con las líneas ADSL, ya sean inalámbricas o a través del hilo telefónico, estar enchufado a una misma antena no supone restar ancho de banda a los demás usuarios conectados.

Internet en movilidad
Una de las ventajas más importantes para el usuario es la posibilidad de conectarse a Internet a una velocidad eficiente, no sólo de forma inalámbrica, sino casi desde cualquier parte del mundo. Mientras que la exitosa tecnología Wi-Fi requiere de un punto de acceso o hot spot para entrar en la Red, HSDPA permite hacerlo desde cualquier lugar que disponga de cobertura telefónica, una vez que los operadores de telefonía hayan adaptado sus antenas. Es más, esto supone que los usuarios podrán navegar, incluso, en desplazamientos de alta velocidad: cuando se encuentran en un tren o una autopista. Por otro lado, HSDPA hará posible la universalización de la banda ancha ya que, al no requerir cableado alguno, puede llegar a aquellos lugares, principalmente rurales, que hasta ahora no disfrutaban de ella.

Otro beneficio evidente es la mayor eficiencia en la descarga de información al teléfono móvil: los archivos no sólo tardan menos tiempo en bajarse, sino que, al disponer de un mayor ancho de banda, pueden ser mucho más pesados. Esto facilita acceder a contenidos multimedia avanzados, como juegos interactivos o películas completas en calidad similar a la que ofrece un DVD. “Se abre la puerta a una mayor interactividad, gracias a la respuesta más rápida de la Red, lo que traerá consigo un conjunto de novedosos servicios en los próximos meses”, vaticina Daniel Muñoz, product manager de telecomunicaciones de Samsung. Por ejemplo, se posibilita la recepción de televisión en directo y la visualización de vídeo en streaming; esto es, sin necesidad de descargar los archivos al terminal ni saturar su memoria.

Ya está en la calle
Tal y como ha ocurrido con otras tecnologías anteriores, los países asiáticos han encabezado la carrera del cambio hacia las redes HSDPA. La compañía taiwanesa VIBO y la japonesa Vodafone K.K. ya ofrecen estas novedades en sus respectivos países. En Estados Unidos, la firma Cingular comercializa servicios 3,5 G en numerosas ciudades y Nortel también ha hecho pruebas de descargas FTP y correos electrónicos con archivos adjuntos, así como aplicaciones de vídeo streaming y recepción de televisión en directo. Europa tampoco ha querido perder este tren tecnológico y ya se están haciendo ensayos comerciales en distintos territorios como, por ejemplo, los llevados a cabo por la operadora Orange France en el país galo.

Los expertos coinciden en que la transición hacia las redes HSDPA es realmente sencilla, ya que no requiere la sustitución de las antenas, sino una pequeña actualización para adaptarlas al nuevo estándar. “No supone una gran inversión frente a la infraestructura creada para dar el servicio de UMTS”, asegura Alfredo Canteli, de Motorola. Y añade: “Los operadores españoles no tendrán problemas en cambiar a HSDPA”. De hecho, desde el pasado 12 de julio, Telefónica Móviles ofrece este servicio en todas las capitales de provincia y en las ciudades de más de 250.000 habitantes. Asimismo, los primeros lugares en contar con cobertura HSDPA son aquéllos con mayor afluencia de gente y tráfico de datos, como aeropuertos, centros de negocio, etc. Vodafone, por su parte, ofrece cobertura 3,5 G en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao, Zaragoza, Málaga y Albacete desde el pasado mes de junio, y ha anunciado que el resto del país estará antenizado antes de que finalice 2006. La tercera operadora de telefonía móvil, Amena, tiene previsto iniciar una fase de prueba precomercial a lo largo de este año.

Los fabricantes de terminales móviles también apuestan por el nuevo estándar. Las dos últimas ferias mundiales de telefonía y Tecnologías de la Información, el 3GSM World Congress de Barcelona y el CeBIT de Hamburgo (Alemania), han sido testigos del lanzamiento de distintos terminales preparados para HSDPA. Samsung Electronics ha presentado en Europa su modelo SGH-Z560, que alcanza velocidades de descarga de hasta 3,6 Mbps en las demostraciones efectuadas y, a principios de año, Motorola lanzó un prototipo de teléfono 3,5 G.

Previsiones optimistas
De acuerdo con los datos de la consultora Red.es, a principios de 2005 sólo había en España 125.000 móviles 3G por lo que habrá que esperar hasta 2010 para que alcance al 50% de los usuarios. Sin embargo, tanto los operadores de telefonía móvil como los fabricantes de terminales se muestran optimistas respecto al comportamiento de los usuarios ante la próxima generación. “España está preparada para acoger esta tecnología y el cliente también, ya que la tendencia actual es que la gente reclame cada vez más equipos en los que la convergencia sea una realidad”, afirma Daniel Muñoz. Por su parte, Pablo Hernández, de LG Electronics, sostiene que “la nueva tecnología aportará un valor adicional a los servicios, lo cual, probablemente, contribuirá a su rápida integración”.

Con el fin de incentivar el cambio en los usuarios, Telefónica Móviles ha puesto en marcha una oferta de lanzamiento de su servicio 3,5 G, con las primeras tarjetas de datos HSDPA y un 50% de descuento en la descarga de datos. En definitiva, se trata de familiarizar al usuario con HSDPA y sus grandes posibilidades de entretenimiento y negocio.