“Nuestros pilares: diseño y ergonomía”

Entrevista a Paul-Friedrich Drumm, director-gerente de Linde Material Handling Ibérica (LMHI)

Diseño funcional y ergonomía semejantes a las de un automóvil de gama alta. Estos son los pilares sobre los que se asientan las carretillas elevadoras de la firma alemana Linde Material Handling. En España y Portugal se transforma en Linde Material Handling Ibérica, con una trayectoria de más de 25 años vendiendo estos vehículos.

¿Qué características tienen las carretillas Linde?
Están fabricadas con la más moderna tecnología y pueden ser empleadas en aplicaciones de transporte y almacenaje para lograr una alta productividad con menos gastos operativos. Se adaptan a las exigencias de nuestros clientes y poseen un diseño funcional a la vez que seguro. Se comercializan en aquellos sectores en los que se emplean vehículos de manutención. Todas las carretillas Linde tienen muchos componentes en común, como el joystick y el sistema de doble pedal y, además, respetan el medio ambiente dadas las bajas emisiones sonoras y de escape que generan.

¿Cuál es su producto estrella?
Destacaría dos en particular. En primer lugar, la carretilla eléctrica de la nueva serie 386 con capacidad de carga de 1,6 t y una conducción realizada por un revolucionario eje de tracción. Y en segundo lugar, la carretilla contrapesada térmica de la serie 391, cuyo diseño compacto posibilita ofrecer altas prestaciones.

¿Cuántas carretillas al año se fabrican? ¿Dónde?
Linde Material Handling produce más de 90.000 carretillas en Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y China. En su fabricación utilizamos componentes de alta calidad y nuevas tecnologías como la transmisión hidrostática en las carretillas contrapesadas térmicas, el nuevo eje compacto de las contrapesadas eléctricas, los diferentes sistemas de cambio de baterías y el mástil de la retráctil de la serie 116. En el caso de las carretillas EX, específicas para ambientes explosivos, fabricamos productos antideflagrantes en una línea de producción especial.

¿Qué lugar ocupa el diseño funcional y la ergonomía en la fabricación?
Tanto uno como otro son los pilares básicos en el desarrollo de nuestros artículos. En concreto, el diseño funcional de las carretillas es una condición previa y fundamental para lograr un fácil manejo de las mismas, además de obtener un aumento de la productividad.

De cara a los clientes, ¿cómo es el proceso de elección de la maquinaria?
Se trata de un procedimiento complejo en el que es muy importante elaborar un análisis exhaustivo de la aplicación con sus posibles características específicas. También se tienen en cuenta los vehículos que se han empleado hasta el momento así como el análisis del resultado de los mismos. Solo de esta forma podemos ofrecer una solución técnica adecuada e individual para cada cliente.

¿Por qué un cliente se inclina por esta marca?
En mi opinión, para nuestros clientes los puntos decisivos a la hora de elegir los productos que ofrecemos son tanto la calidad como el rendimiento superior que se consigue con las carretillas Linde. Nuestros vehículos de manutención son fáciles de manejar puesto que otorgamos especial relevancia al diseño funcional y a la ergonomía. Además, entre los clientes y nosotros se establece una colaboración fiable y llena de confianza ya que les ofrecemos servicios complementarios que garantizan un pleno y fiable funcionamiento de las elevadoras que adquieren.

Si se produce una recesión económica, ¿cuál será el futuro del mercado? ¿Y el de la compañía?
En mi opinión, habrá una tendencia a tomar decisiones a corto plazo ante la recesión económica, cuyas consecuencias variarán dependiendo de su impacto. Con respecto a Linde Material Handling Ibérica, en estos momentos nuestra posición en el mercado no ha variado; es decir, disfrutamos de un lugar privilegiado, sobre todo en cuanto a carretillas contrapesadas se refiere, y disponemos de una amplia y estable estructura comercial y de posventa.

El año pasado se cumplieron 25 años de vida de la empresa, ¿cómo han evolucionado?
Nuestra compañía ha vivido un desarrollo similar al que ha experimentado España en todo este tiempo. Empezamos en 1982 vendiendo 290 carretillas y con una plantilla de 53 empleados. Hoy, gracias a las permanentes mejoras que hemos introducido en la estructura, las ventas ascienden a 5.000 carretillas anuales y nuestro personal ha crecido hasta casi 400 operarios.

Además, son los ganadores del premio Inside Image 2007 en la categoría de elementos de vehículos de manutención, ¿por qué creen que se lo han otorgado?
La concesión de este premio demuestra la confianza que tienen los clientes en nuestra marca, basada en criterios como la continuidad, la superioridad tecnológica; todo ello sin olvidar las relaciones personales que se establecen entre ambas partes.

  • Para saber más:
  • 25 años sobre ruedas
    Linde Material Handling Ibérica (LMHI) es la filial para España y Portugal de Linde Material Handling GmbH, fabricante y comercializador a nivel mundial de carretillas elevadoras.

    Creada en 1982, la sucursal ibérica distribuye equipos de manutención y componentes hidráulicos, además de prestar servicios que se relacionan con este negocio. La sede central de LMHI está ubicada en Pallejà (Barcelona). Sus ventas se distribuyen a través de una red de tres delegaciones propias, cuatro subdelegaciones y 19 concesionarios exclusivos de la marca que están repartidos por todas las provincias españolas y portuguesas. El pasado año su facturación aumentó un 17,5% con respecto al ejercicio anterior.

    En total, la compañía fabrica más de 50 líneas de vehículos: desde carretillas contrapesadas con motor diésel, o gas (GLP/GNC) y eléctricas, hasta carretillas de interior, portacontenedores (reach stackers) y también versiones antideflagrantes.

    A nivel internacional, Linde Material Handling dispone de nueve centros de producción distribuidos por todo el mundo. En ellos se desarrollan las innovaciones de las carretillas elevadoras y vehículos de interior. Las oficinas centrales se encuentran en Aschaffenburg (Alemania).

    De la asesoría a los servicios posventa
    La asesoría comercial es otra de las actividades principales de LMHI. A la hora de planificar los procesos logísticos de carga y descarga, almacenaje y picking, la compañía analiza cómo se emplearán las carretillas elevadoras buscando la optimización de las flotas y el óptimo rendimiento del almacén. Para ello la filial ibérica cuenta con soportes informáticos de última generación como Logis y Stratos, que han sido desarrollados por equipos propios.

    En cuanto a los servicios de posventa, se ofrecen planes específicos de mantenimiento de las carretillas y programas de formación para operadores.

    391: una serie de vanguardia
    Ágiles, rápidas y de bajo mantenimiento. Así son las carretillas térmicas de la serie 391 de Linde que cubren las necesidades logísticas actuales y reducen el consumo del combustible en, aproximadamente, un 12%.

    Los modelos H14 y H20, en el rango de capacidades de 1,4 a 2 t, cuentan con un sistema hidrostático, un acoplamiento directo y una tecnología de motores que se adapta a cada aplicación. Todo ello permite mejorar la velocidad y la aceleración.

    Estas carretillas tienen los cilindros de inclinación anclados en la parte superior y disponen de un control electrónico para las funciones del mástil con palancas de mando de manejo sencillo. Además, entre el eje motriz y la cabina de conducción se produce un desacoplamiento para reducir las vibraciones y los ruidos.

    El espacio para los brazos, los pies y la zona de la cabeza ha aumentado permitiendo trabajar de forma más relajada, además de adecuarse a la complexión física de cada conductor. El peldaño es perfectamente visible desde arriba y los asideros en el bastidor del vehículo ahorran tiempo y esfuerzo al subir y bajar, con lo que se reduce el riesgo de lesiones.

    Todas estas mejoras constructivas posibilitan una reducción de hasta el 25% en los costes de mantenimiento, que se efectúa más fácilmente gracias a las puertas laterales del vehículo y la ventaja que tienen los motores hidráulicos ya que pueden desmontarse por separado.