“Muchos refinadores pueden desaparecer este año”

Carlos Díaz, presidente de la Asociación Española de Refinadores de Aluminio (ASERAL)
 

¿Cuál es hoy la situación del mercado del aluminio español?
En España, de las 330.000 t de aluminio que producimos cada año, sobran 60.000. Ese exceso tiene salida en la exportación, pero tenemos que hacer atractiva la compra con un precio muy bajo, para que nos lo compren en Europa (hasta 100 euros menos que la media por tonelada). Además, la demanda está cayendo. Por ejemplo, la fabricación en automoción descendió en 2005 un 20%. Tememos que ante una caída de la demanda, durante 2006, muchos refinadores vayan a desaparecer. Por este mismo motivo en otros países como Reino Unido, Alemania y Holanda se han cerrado plantas.

También se está hablando de las fluctuaciones en los precios de los metales en el mercado y, precisamente, se alaba la estabilidad del aluminio.
Durante 2005 el aluminio Alloy, que es el que manejamos nosotros, ha tenido un comportamiento promovido desde fuera del propio mercado. Ha experimentado subidas muy fuertes. Sin embargo, no ha habido manera de bajar el precio ni inyectando más toneladas al mercado ni realizando acopios.

¿A qué se debe, entonces, este tipo de comportamiento?
A que el mercado abierto de metales en Londres permite la especulación. En esto tienen que ver mucho los fondos de inversión, que están comprando el metal, a través de futuros y opciones, con lo que están inflando el precio de mercado.